elnuevodiario.com.ni
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Pide captura de prófugo

Lizbeth García

El luto riguroso con el que doña Rosa Amelia Orozco Aburto viste, es solo una expresión del drama que vive su familia tras el homicidio contra su hijo, Róger Luis Aguilar Orozco, quien se ganaba la vida como cambista en Masaya, por lo que pidió a la Policía que capture al resto de los involucrados en el crimen ocurrido el pasado 12 de septiembre. Para hoy al mediodía, en los Juzgados de Masaya está prevista la audiencia inicial del juicio que se le sigue a Jakie Josué Rico Flores, de 21 años, quien supuestamente disparó; a Jimmy Antonio Valenzuela Ortiz, de 30, quien habría borrado las evidencias del crimen, y a Halley José Padilla Álvarez, conductor de la moto en la que se movilizaba el asaltante.

La madre de Aguilar reveló que tras la desgracia, la compañera de vida de su hijo, Jackeline Gómez Mercado, tuvo que irse con sus menores hijos de la casa que alquilaban, porque no tiene dinero para pagar, y ahora está posando donde una amiga.

Los delincuentes que mataron al cambista se llevaron 25 mil dólares, según informó la Policía. Doña Rosa Amelia asegura que eran 36 mil que aún no han aparecido.

“Pido justicia, que encuentren pronto al jefe de la banda y que el crimen no quede impune”, demandó Orozco Aburto, quien además pidió al presidente Daniel Ortega “que ponga algo de su parte, porque él (Róger Luis) era un gran sandinista”.

Lo matan por trago de “guaro pelón”

Janeth Oporta / Nueva Guinea

Solo porque no quiso regalar un trago de “guaro pelón”, le quitaron la vida de varios machetazos a Ismael Antonio Jiménez Gaitán, quien tenía 32 años de edad.

El crimen ocurrió en la comarca El Jardín, ubicada 30 kilómetros al sur de la cabecera municipal de Nueva Guinea.

El autor del crimen es un menor de 16 años, quien está siendo buscado por los cuatros puntos cardinales por parte de la Policía.

Apelan corta sentencia

Máximo Rugama / Estelí

Tras la molestia que les provocó la sentencia de doce años de cárcel que la jueza esteliana Elizabeth Corea le impuso a Andrés Martínez Pérez, los familiares de Roberto Agustín Blanco Ruiz y de Germán González Benítez, víctimas de homicidio, anunciaron que apelarán la sentencia.

Martínez Pérez también fue inculpado por posesión ilegal de armas de fuego, porque la escopeta con la que disparó a sus víctimas era de José Amadeo Gómez Olivas. El crimen ocurrió el once de junio en la finca Las Brujas, sector La Naranjita, unos 25 kilómetros al noreste de Estelí.

La doctora Francisca Ruiz, madre de Blanco, dijo que no está de acuerdo con la calificación del delito, porque fue un asesinato y la judicial debió imponerle 24 años de prisión al autor. Detalló que en el proceso se logró demostrar que hubo alevosía, no solo dolo.

Roberto Blanco, padre de Roberto Agustín, apuntó que hubo justicia a medias y denunció que las autoridades han tratado con condescendencia a Martínez.

La doctora Corea, por su parte, dijo que actuó conforme a Derecho, porque el autor del crimen con un solo acto (la acción de disparar un cartucho) acabó con dos vidas, empero señaló que tanto los familiares de las víctimas como el abogado defensor privado de Martínez, tienen derecho de apelar.