•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los teléfonos celulares se están convirtiendo en los objetos más buscados por los ladrones en los diferentes puntos de la capital, y prueba de ello es que Jonathan Enrique Portobanco, de 13 años, fue despojado de su bicicleta, dinero en efectivo y celular, en el barrio “Camilo Ortega”.

Según la Policía del Distrito III, el pasado tres de octubre a las 7:30 de la noche, el niño circulaba en una de las calles del barrio a bordo de su bicicleta, cuando fue interceptado por Guillermo Carranza López, alias “El Chaco”; Víctor Molina, “El Pito”; y Darwin Molina Villalta, “El Caqui”, quienes lo intimidaron con un filoso cuchillo y lo despojaron.

La Policía Nacional está tras la pista de los sujetos, que fueron reconocidos perfectamente por la víctima, quien recuperó su bicicleta con ayuda de su madre, pero el dinero y el celular valorado en 1,800 córdobas “se perdieron” en manos de los sospechosos, que le amenazaron de muerte.

Segundo caso

Por otro lado, una quinceañera fue víctima del robo de su celular marca Alcatel, valorado en 1,000 córdobas, cuando se dirigía a su casa, luego de hacer unas compras.

Según la Policía del Distrito II, el pasado domingo 30 de septiembre a eso de las 10 de la mañana, la joven iba por una de las calles del barrio Monseñor Lezcano, específicamente por el portón principal del cementerio, cuando fue intimidada por un sujeto conocido como “Roberto Chayane”, quien portaba un filoso cuchillo y le exigió le entregara su celular. La víctima accedió y el malhechor huyó.

Posteriormente la Policía realizó un rastreo, dando con el ratero, que fue trasladado a las celdas.

Cuchillo en la yugular

Por su parte Wilmer José Gutiérrez Ramírez, de 25 años, fue detenido por la Policía del Distrito II porque José Alberto Castellón Molina, de 23, lo identificó como el sujeto que lo intimidó colocándole un cuchillo en la yugular, para despojarlo de su celular Blackberry, valorado en 120 dólares, además se le llevó C$1,015 en efectivo y una pulsera valorada en C$2,000.

El atraco ocurrió el pasado tres de octubre, cuando la víctima esperaba un bus de la Ruta 113 en la parada del barrio Bóer, de los semáforos de la CST, tres cuadras arriba, donde el sospechoso se le acercó por detrás y le dijo a Castellón “que se descobijara, porque si no, lo puyaba” y que le entregara todo, posteriormente huyó.

La víctima fue a interponer la denuncia y acompañado por una patrulla policial persiguió al sujeto, que fue detenido cuando caminaba tranquilamente por la vía pública.