•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

“Los ladrones quemaron el templo para no dejar pistas de la fechoría que habían cometido, esto solo lo pudieron cometer personas de negro corazón y con mucha maldad”, dijo Ana Luz Espinoza Medrano, responsable del Centro Infantil Comunitario SICO, que funcionaba en el templo Nueva Jerusalén, el que fue incinerado por ladrones pirómanos.

Según Espinoza, a las 4:30 de la madrugada de ayer recibió una llamada por parte de los pobladores del barrio “Jorge Cassali”, quienes le informaron que la iglesia Nueva Jerusalén estaba siendo devorada por las llamas.

“No entiendo por qué quemaron el templo, si ya habían sacado todo lo que se utilizaba para la merienda de los niños que reciben clases de preescolar, se habían llevado las sillas y demás objetos que se utilizaban para impartir los cultos”, dijo Espinoza.

Espinoza y los pobladores del barrio se dieron cuenta de que el incendio había sido provocado por los ladrones, porque cuando la Dirección General de Bomberos llegó a sofocar el fuego, encontraron los candados forzados y hallaron huellas de que las llamas empezaron en las cortinas.

Luego de lo sucedido, pobladores del barrio se pusieron a trabajar en la reconstrucción del templo.

“Estamos haciendo todo lo que podemos para ayudar a la iglesia con este lamentable hecho, es triste ver a los niños preguntando ¿Qué le pasó a la iglesia? ¿Ya no vamos a estudiar? Esto es culpa de personas sin corazón, pero Dios sabrá qué hacer con ellos”, dijeron los indignados pobladores del barrio “Jorge Cassali”.