•  |
  •  |
  • END

MATAGALPA
El juez Primero de Distrito de Audiencias, Bernardo Morales, después de escuchar los argumentos de la fiscal Yelba Muñoz y de la abogada acusadora, Erica Prado, más los alegatos de la defensa, remitió a juicio oral y público al sujeto Óscar Danilo Torres López, acusado como el presunto autor del doble asesinato en contra de los adolescentes, estudiantes y hermanos Karen Esmelda y Ricardo Antonio Cruz Rayo, de 16 y 14 años respectivamente.

Todos los elementos presentados por el Ministerio Público vinculan a Óscar Danilo como el principal sospechoso del crimen cometido el 30 de agosto, a las siete de la noche, cuando las víctimas regresaban a su hogar, ubicado en la Comarca El Castillo, después de haber pasado todo el día recibiendo clases en la Escuela Rubén Darío, de Matagalpa.

Los testigos que menciona la Fiscalía y que ya brindaron sus declaraciones a la Policía Nacional, aseguran haber visto a Óscar Danilo Torres López junto a Ernesto Flores, otro de los sospechosos del asesinato, y quien aún es prófugo de la justicia. Según las versiones, ambos estuvieron ingiriendo licor en diferentes lugares.

Una de las testigos, doña Bertilda Torres, asegura que el acusado junto a Ernesto llegaron a su casa a eso de las cinco de la tarde y compraron media botella de ron, la misma que fue encontrada por la Policía cerca de donde se registraron los hechos.

Otro testigo asegura que a eso de las seis y media de la tarde, cuando estaba cerca de un árbol de mango, vio pasar a Óscar Danilo con otro sujeto.

Todos los elementos y testigos presentados por la parte acusadora apuntan como presunto autor de este crimen a Óscar Danilo, a quien le encontraron en su poder una cadena de oro propiedad de la joven Karen Esmelda Cruz Rayo y un short con manchas hemáticas, que al realizarle prueba de laboratorio resultó ser sangre humana. Cabe señalar que la jovencita fue violada.

Pide suspensión de proceso
Por su pare, el doctor Álvaro Ruiz Cerro, quien lleva la defensa del acusado, señaló que los elementos que presentaba el Ministerio Público no son probatorios de un hecho, ya que sólo estaban presentando pruebas circunstanciales que nada tienen ver con su defendido, por lo que no había mérito para mandar a juicio a Óscar Danilo y más bien pidió la suspensión del juicio para que le dieran cinco días más a la Fiscalía para que fundamentara sus elementos probatorios.

Ruiz Cerro, que también cuestionó el nombramiento a este juicio de la abogada Erika Prado por no apegarse al reglamento notarial, pero que al final se hizo de forma verbal. Asimismo pidió al juez Morales que no se dejara contaminar por la presencia de movimientos de mujeres o de los medios de comunicación para tomar sus decisiones.

Dijo que ninguno de los testigos que presenta la Fiscalía, ni los demás elementos que esgrimió, mencionan a su defendido como el autor del crimen, sólo dicen que lo vieron caminar acompañado, comprar licor, lo que no es un delito en este país, por lo que consideraba que no hay elementos que incriminen al señalado.

A pesar de todos estos argumentos presentados por la defensa, el juez Morales señaló que había encontrado méritos suficientes para remitir a juicio oral y público al acusado, a quien mandó al Sistema Penitenciario, ya que no se le podía cambiar la medida cautelar antes del juicio, por los argumentos presentados por la Fiscalía de que éste podía marcharse a Costa Rica, ya que salía constantemente al país del sur.

“Se comienza a hacer justicia”

Por su parte el padre de las víctimas, don Ricardo Cruz, sin poder contener el llanto, señaló que se estaba comenzando a hacer justicia a favor de sus hijos y estaba seguro de que este hecho no iba a quedar en la impunidad, por lo que también daba las gracias a los medios de comunicación por el apoyo que le habían brindado al darle seguimiento a este hecho tan horrendo.

“Al principio pensé que el caso no iba a prosperar por los argumentos de la defensa, pero conforme fue pasando el tiempo tuve más confianza hasta ver que este sujeto lo mandaron a juicio y le mantuvieron la prisión preventiva, ya que éste es un peligro para los habitantes del lugar” finalizó.

En las afueras de los juzgados matagalpinos, una multitud de estudiantes exigía justicia.