Gilberto Ariel Artola
  •   Rosita, RAAN, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Una quinceañera rompió el silencio y denunció la violación cometida por su propio padre, quien la abusaba de vez en cuando desde los 12 años.

El victimario de 43 años pertenece a los Policías Voluntarios de la Delegación policial del municipio de Rosita, en la Región Autónoma Atlántico Norte, y producto de las violaciones embarazó a su hija y le transmitió una enfermedad venérea.

Acusación

Según la acusación que el fiscal Gomer Sofonías López presentó en el Juzgado Único del municipio de Rosita en horas de la mañana del pasado lunes, se explica que el delito continuado ocurría desde el año 2009, hasta el 2012, cuando la adolescente decidió romper el silencio.

El uniformado se aprovechaba del poder que ejercía en su familia y mediante amenazas de muerte saciaba sus instintos sexuales en su hija menor, cuando esta se encontraba sola.

Por las noches, cuando la familia dormía, se cruzaba a la cama de la víctima para abusarla, explica el escrito acusatorio.

El Juez Único de Rosita, Moisés Centeno Rodríguez, admitió la causa promovida por el Ministerio Público y como el acusado no tiene medios para contratar un abogado privado, le nombró un defensor público, además le decretó la prisión preventiva. La audiencia inicial quedó programada para el 15 de octubre a las 9:00 de la mañana.

El uniformado está acusado de la autoría de lesiones gravísimas, contagio provocado, violación agravada, abuso sexual y amenazas.