• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Mientras impartía un tema sobre el abuso sexual, la maestra de secundaria descubrió que una adolescente con su capacidad intelectual disminuida, fue violada por su tío materno.

“La víctima se levantó de su asiento en clase y manifestó que su tío le había hecho todo eso. Con ayuda de unas láminas y dibujos, le contó a la maestra el calvario que sufrió, porque su victimario la golpeaba para abusarla”, dijo la fiscal auxiliar Blanca Rosa Calero.

“El victimario le pegaba en las piernas para que se dejara violar y después del acto le mostraba una faja y le decía: ‘Si le contás a alguien lo que aquí pasó, te voy a pegar’, acto seguido se retiraba. El delito se consumó en el último cuarto de la vivienda de la adolescente”, agregó la fiscal Calero.

Por este delito enfrenta proceso en el Juzgado Noveno Penal de Audiencias de Managua, un sujeto de apellido Alemán. La jueza Indiana Gallardo le confirmó la prisión preventiva al acusado y lo remitió a juicio oral y público para el 12 de noviembre.

Las pruebas

La progenitora de la menor ultrajada presume que el delito ocurrió un día que dejó a la menor bajo el cuido de su abuela, que es no vidente, porque ella tuvo que llevar a un familiar al hospital.

En el intercambio de pruebas que presentó la Fiscalía, está el informe del forense, Eddy López, quien determinó que la adolescente de 16 años tiene desgarros en el himen, de vieja data.

Además, la Fiscalía ofreció la valoración psicológica que la forense Ana Luisa Poveda le hizo a la joven, quien tiene lesión psíquica grave derivada de la violación.

Pero la defensora pública Gina Vellorini dijo que las pruebas presentadas por la Fiscalía eran contradictorias e imprecisas, debido a que la acusación no especifica la fecha exacta en la cual habría ocurrido el delito, “ya que todo se basó en aproximados”.