• Costa Rica |
  • |
  • |
  • Tomado del Diario Extra

“Ella puede durar toda su vida en la cárcel y nunca me voy a recuperar de los daños que me ha hecho”, fueron las palabras de la maestra Ana Ligia Solís al escuchar el fallo contra la nicaragüense Arelis del Socorro López López, por el delito de homicidio calificado en grado de tentativa.

Antes de marcharse a las celdas del Buen Pastor, en Costa Rica, donde cumplirá su pena, López López indicó: “No voy a referirme al tema, ella sabe que nunca le rocié nada”.

El delito ocurrió el 23 de noviembre de 2011, a las 6:55 am, momento que se trasformó en el “día más negro” para la maestra de preescolar de la Escuela de Santa Gertrudis Sur de Grecia, en Costa Rica, porque fue bañada con ácido sulfúrico que le provocó graves quemaduras y la dejó al borde de muerte.

Este drama concluyó por la vía legal la noche del miércoles, en Costa Rica, luego de un agotador debate presidido por el Tribunal colegiado integrado por Katherin Chaves, Óscar Rojas y Max Baltodano, quienes decidieron condenar a 30 años cárcel a López López por el intento de asesinato

10 meses después, ve a enemiga

Sin embargo, para la docente el drama no ha terminado por los daños que le ocasionó, porque aunque en los últimos 10 meses ha sido sometida a más de 40 operaciones aún faltan más por realizarle, además los médicos del hospital San Juan de Dios de Costa Rica todavía no le han dado de alta.

Familiares y allegados de Solís la catalogan como un verdadero milagro; luego de verse forzada a un cambio de 180 grados en su vida, donde su familia y seres queridos también se han sometido a la variación.

El miércoles la sobreviviente llegó hasta los Tribunales de Justicia de Grecia, para escuchar las conclusiones y la sentencia del debate, que inició desde el 17 de setiembre de 2012.

Disfrutó su delito

Frente a frente estuvieron Solís y López, quienes escuchaban al fiscal Marco Mora, quien aseguró que no existía la mínima duda de que la acusada deseaba acabar con la vida de la maestra.

“Ya había una venganza previa por parte de Arelis a doña Ligia... además, la imputada ha mantenido el mismo comportamiento antes, durante y después de la ejecución del hecho, lo que permite inferir de manera certera que “disfrutó” ocasionarle el mal”, señaló Mora en medio del debate.

Por su parte, Solís acotó que la imputada en ningún momento se ha mostrado arrepentida. “Estoy muy tranquila porque se ha dicho la verdad, antes, durante y después de ese 23 de noviembre de 2011. Ella en ningún momento se ha arrepentido, por el contrario se ha burlado y hasta me ha insultado después de ese día”, aseveró.

Antes de que el debate concluyera, la sobreviviente recordó ese amargo momento. “Fuí clara al decir que el hombre fue el que me roció el ácido, luego Arelis llegó, me gritó improperios y me tiró un tipo de spray, ella en ningún momento llegó a ayudarme”, aseveró la afectada al Tribunal.