• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

El litigante Kenneth Guardado Savillón, abogado defensor del expitcher condenado a 20 años de prisión por violación en perjuicio de dos jovencitas y otros delitos, anunció que apelará la sentencia, porque considera que es desproporcionada.

“Han condenado a mi representado de manera sucesiva por dos delitos, los cuales fueron cometidos en un mismo acto, y la ley señala que cuando hay concurso real se puede cumplir una pena de manera consecutiva y no sucesiva”, argumentó el litigante.

Advirtió que si es preciso recurrirá de casación ante la Corte Suprema de Justicia si los magistrados del Tribunal Regional de Apelaciones confirman la sentencia emitida por el juez de primera instancia.

Según la sentencia, el expitcher del equipo de béisbol de primera división de Estelí, Jáder Antonio Herrera Gámez, deberá descontar un total de 7,300 días de cárcel, por la autoría de violación y secuestro simple en perjuicio de dos muchachas de una comunidad del municipio esteliano de La Trinidad.

El reo de 24 años de edad admitió los cargos que le formuló la fiscal auxiliar penal Yaosca Balladares; sin embargo, Heriberto Antonio Herrera Gámez dijo que con su hermano hubo una injusticia, porque es incapaz de haber cometido los delitos por los que lo acusaron.

El juicio fue tramitado de conformidad a la nueva Ley Integral Contra la Violencia hacia las Mujeres (Ley 779), y según el juez suplente de Distrito Penal de Audiencias de Estelí, Efrén Antonio Antúnez Borjas, el único atenuante de Herrera es que admitió los hechos.

La acusación

De acuerdo al expediente judicial, Herrera cometió en julio de este año el delito de violación en perjuicio de las jóvenes, a quienes amenazó con una escopeta en horas de la noche cuando estaban en su casa.

“Voy a entrar por las buenas o por las malas a la casa”, les dijo, amenazando de muerte al padre y al tío de ambas muchachas.

Posteriormente, según la acusación presentada por el Ministerio Público, las sacó del dormitorio y se las llevó a un lugar deshabitado bajo amenazas de quitarles la vida a balazos a ellas y a sus familiares si se atrevían a perseguirlo, y luego las mancilló.

Debido a la oscuridad de la noche y la fuerza del hombre, las víctimas no pudieron defenderse. También indica la acusación que fue hasta el día siguiente que retornaron a la casa de sus padres y narraron la odisea.

El doctor Antúnez señaló que Jáder Antonio también incurrió en el delito de lesiones psicológicas y amenazas de muerte, así como secuestro simple en perjuicio de los parientes de estas.

Destacó que para sentenciar al exjugador tomó en cuenta las penas superiores de los delitos y le impuso diez años de prisión por cada violación cometida.

El Ministerio Público había pedido diez años y seis meses de cárcel para el exjugador, pero el judicial explicó que la pena por el delito de violación es de 8 a 12 años de prisión, por lo que considera que la condena que emitió no es desproporcionada; en todo caso, recordó que las partes tienen derecho de apelar si no están conformes con la resolución.