•  |
  •  |
  • END

La búsqueda terminó la tarde de ayer, cuando Douglas Manuel Romero aseguró a los agentes policiales de la Octava Delegación que la muchacha vestida de jeans azul, camisa a rayas y calcetines blancos, encontrada sin vida en el Río Panamá, situado en Tipitapa, era su hija.

María Magdalena Ortiz Tercero, de 21 años, estudiante del Colegio “Alfonso Cortés”, salió la mañana del lunes de su casa, ubicada en el barrio El Chaparral, de Tipitapa, y sus familiares no la vieron más, por lo que el miércoles la reportaron como desaparecida.

El hallazgo fue realizado por Carlos Amador, quien se estaba bañando en el río con su esposa e hija cuando divisó el cadáver en el agua, y se fue en bicicleta a la delegación policial a informar del hecho, el cual verificaron los agentes policiales.

La capitana Luz Marina Benavídez, de Auxilio Judicial, manifestó que el cuerpo de la joven iba a ser trasladado al Instituto de Medicina Legal, para conocer las causas del deceso.

“Continuamos las investigaciones, para saber con quién o con quiénes salió, si en su muerte hubo mano criminal o no. Todas las hipótesis las vamos investigando y descartando”, dijo la capitana Benavídez.

Según Douglas Manuel, la vida de su hija no fue fácil, ya que creció en un orfanato, porque su mamá tenía problemas de adicción a las drogas. Hace tres meses el Ministerio de la Familia se la llevó a la casa.

“Yo la quise criar desde pequeña, pero la familia de la mamá me la quitó, y ella me decía que no tenía confianza conmigo. La aconsejaba, pero no tenía por qué terminar así”, lamentó Romero.

Otro desconocido que perece
Por otro lado, por dos noches consecutivas en territorio de la Cuarta Delegación se han registrado accidentes de tránsito, donde las víctimas están sin identificar.

La noche del miércoles último en los semáforos de Larreynaga, un peatón de unos 30 años perdió la vida al ser arrollado por las llantas traseras de la rastra placas RA 3547, propiedad de Abasa Honduras S.A., halada por el cabezal, placas M 095-027, propiedad de Pedro Pablo Duarte.

El conductor del cabezal era Óscar Antonio Carrión, de 54 años, quien manifestó a los agentes de Tránsito que el peatón trató de subir al vehículo, pero se cayó, con el fatal resultado. Algunos testigos del hecho confirmaron que hubo imprudencia por parte de la víctima.

El cuerpo del joven que falleció frente a la entrada del barrio Los Pescadores, en la Carretera Norte, la noche del martes, sigue en el Instituto de Medicina Legal, sin ser identificado.