•   Esteli, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Fiscalía liberó a Zacarías Acuña, padre de Juan Ramón Acuña Rodríguez, quien fue acusado de haber dado muerte de un tiro en la espalda y lanzado en un precipicio al comerciante José Roberto Calderón, confirmó la portavoz policial de Estelí, capitana Yessenia Herrera.

“No tengo nada que hablar, y ya”, fue lo único que dijo Acuña, quien fue denunciado por el hijo del infortunado, Henry Omar Calderón Reyes.

Entre las piezas de convicción que tiene la Fiscalía, figura la motocicleta en la que supuestamente el diez de octubre Acuña salió de su casa para ir a prestar una camioneta para deshacerse del cuerpo en un barranco de 40 metros de profundidad, ubicado cerca de la Cuesta de San Pedro, unos ocho kilómetros al este de la ciudad de Estelí.

El crimen tuvo su origen en una deuda de seis mil dólares que Acuña le debía a Calderón por unos muebles y una camioneta.

La capitana Herrera explicó que otras piezas de convicción son el casquillo de la bala que disparó Acuña y el arma que usó.

Los familiares de la víctima señalaron que temen que el crimen quede en la impunidad, pues vieron varias veces a Acuña vestido de policía, lo cual ya fue aclarado por el comisionado Eddy Peralta, jefe de la DAJ de la Policía en Estelí, quien señaló que el reo nunca ha tenido ni tuvo vínculos con la entidad del orden público.

Niegan amenazas contra testigos

La capitana Herrera señaló que Acuña tiene antecedentes penales, porque en Condega atropelló a un grupo de pobladores y lesionó a dos personas al realizar unos disparos.

Por otro lado, varios vecinos del barrio “Leonel Rugama” interpusieron formal denuncia en contra de familiares de Acuña, porque estos supuestamente hicieron amenazas de muerte después que la Policía los entrevistó sobre el crimen de José Roberto Calderón.

Entre los denunciados están Alberto Zeas, conocido como “Beto”, supuesto primo-hermano de Acuña, quien habría perseguido por varias cuadras a José Luis Valdivia Zeledón, para luego “camisearse”, simulando que sacaría un arma de fuego.

Valdivia señaló que Zeas le ha enviado mensajes de texto con amenazas, pero los miembros de la familia Acuña Rodríguez negaron tales señalamientos y dijeron que han dejado todo en manos de las autoridades policiales y judiciales.

Detallaron que creen en la inocencia de Juan Ramón, a quien llaman “Moncho”, y recordaron que nadie es culpable mientras no se pruebe lo contrario.