•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Policía reconstruyó ayer el violento accidente de tránsito ocurrido la noche del martes, en la carretera a Sabana Grande, donde perdieron la vida Damaris López Solano, de 36 años, y su marido, Óscar Emilio Mercado López, de 45.

La pareja, que tenía 20 años de matrimonio, fue arrollada por un camión, cuando se dirigía a su casa de habitación a bordo de una bicicleta.

Según Juan Antonio Blandón, conductor del camión, antes del accidente había aventajado a un bus, y cuando reingresó a su carril observó que la bicicleta que iba sobre el andén ingresó a la carretera a toda velocidad.

“Yo veo que la bicicleta se acerca al camión y lo quiere aventajar, entonces bajé la velocidad para concederle el paso, pero de repente la mujer se comienza a mecer de lado a lado y mete el pie en los rayos, lo que provoca que el señor pierda el equilibrio, y ahí es donde caen debajo de las llantas traseras”, dijo Blandón.

”Yo soy evangélico, sé que Dios me va a sacar de esta situación, porque no tengo culpa y mucho menos tenía intención de hacer esto. Siento dolor en mi corazón por lo que sucedió, en mis 22 años de conducir nunca había tenido problemas, y justamente me pasó esto tan grave”, finalizó diciendo Blandón visiblemente conmocionado.

Responsabilidad compartida

Por su parte, la subcomisionada Elvira Castillo, jefa de la Dirección de Tránsito del Distrito VII, dijo que con la reconstrucción del accidente y testigos visuales, determinaron que las víctimas viajaban en la bicicleta de oeste a este, al igual que el camión, que aventaja a un vehículo que estaba estacionado al lado derecho de la vía.

“Al pasar a la par de la bicicleta, hace que pierdan el control y caen bajo las llantas traseras del pesado vehículo”, apuntó, al señalar que el velocípedo transitaba por el lado izquierdo de la carretera, pero la ley establece que este tipo de vehículos deben ir a la derecha de la vía.

“Por otro lado, también se maneja que el camión venía en medio de la carretera, lo cual es una falta grave, si hubiese venido en su carril, tal vez no habría sucedido el accidente”, concluyó Castillo.

El padre de Damaris López, José Trinidad López, de 63 años, cree que el culpable de todo es el camionero, porque según él viajaba a exceso de velocidad y hablando por teléfono.

La dama fallecida laboraba como doméstica, y su esposo trabajaba en una ferretería del Mercado Oriental. Dejan a dos hijas en la orfandad, de 13 y de 17 años. La vela de la pareja fue en el barrio 31 de Diciembre.