•   Nueva Guinea, RAAS  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Lucrecia Sevilla se encuentra pasando los momentos más difíciles de su vida, porque tiene los pechos llenos de leche y observa la ropita de la bebé que acurrucó solo por unos minutos, porque la sedaron y una funcionaria del Ministerio de la Familia se la quitó, cumpliendo “órdenes superiores”.

El Nuevo Diario buscó la versión oficial de la delegada de MiFamilia en Nueva Guinea, Flor Mendoza, pero dijo que devolvería la llamada, y nunca lo hizo.

También se buscó a la funcionaria Fanny Rivas, quien ejecutó la orden, pero esta respondió vía teléfono celular, que no tenía por qué brindar ninguna explicación en cuanto al tema, porque ella cumplió órdenes de instancias superiores.

"Inyección la noqueó"

El delegado del Ministerio de la Salud, doctor Diego Calvo, confirmó “que la orden se cumplió y fue de esa manera porque la progenitora tiene problemas mentales y a la menor se le tenía que proteger”.

Según versión de Rosario Chavarría, directora de la Casa de la Mujer, Sevilla estuvo albergada allí durante su embarazo y nunca agredió a nadie ni declaró estar inconforme por el embarazo, y lo único que decía era que no quería parir en el hospital porque le robarían a su niña, presentimiento funesto.

Sevilla manifestó que le quitaron a la niña como a las siete de la noche del pasado lunes.

Confirmó que primero le pusieron una inyección y la durmieron, y en ese instante la funcionaria de Mifamilia, Fanny Rivas, entró con un médico y se llevaron a la menor.

Cuando ella despertó, buscó a su niña pero ya no estaba. Anduvo por todo el pasillo y salas del hospital, pero fue imposible localizarla. La mujer lloraba, se agarraba la cabeza y no hallaba qué hacer. En su desesperación salió del hospital y anduvo por todas las calles de Nueva Guinea, buscando a su recién nacida.

Repudio

“Si se está diciendo de parte del Gobierno que todo es amor, que hay que respetar los derechos de los niños y niñas, y los derechos de las mujeres, ¿por qué hicieron esto?”, inquirió Israel Navas, especialista en psicología clínica.

“En mi caso particular creo que el actuar de los funcionarios no fue la mejor forma, si había interés en la menor, por qué no darle seguimiento y dejar que la madre estuviera amamantando a la niña, así ambas estarían juntas, lo mejor es tratarla a ella, si es que tiene problemas mentales”, comentó.

Agregó que él atendió a Sevilla y no vio ningún problema en ella, “pero la situación actual que cursa puede ocasionarle problemas psicológicos; lo mejor es que devuelvan a esa niña, porque es un pecado lo que están haciendo. Esa niña está sufriendo porque necesita alimentarse con leche materna, además también los galenos cometieron un delito al aplicarle la inyección --que la perjudicada menciona-- para así arrebatarle a la criatura”.

Mientras que las embarazadas que están en la Casa de la Mujer manifestaron que se sienten con miedo de ir al hospital a tener su bebé, porque se los pueden quitar y ni cuenta se van a dar.

La Comisión de Género, encabezada por funcionarios de Salud, Fiscalía y Comisaría de la Mujer de la Policía, se reunió de urgencia para tratar el caso.

Adelantaron que realizarán un pronunciamiento donde expondrán el tema, y lo mandarán a las instancias superiores y también a la pareja presidencial, y esperan que la bebé sea devuelta a su progenitora lo más pronto posible.