•   Granada, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Luis Alberto Morgan Obando, quien tenía 22 años y habitaba en la comarca “José Benito Escobar”, del municipio de Diriomo, en Granada, murió la mañana de ayer luego de que su cuerpo hiciera contacto con un cable de energía eléctrica de 7,600 voltios.

Luego de recibir la descarga eléctrica, Morgan se desplomó desde un poste de madera de unos siete metros de altura, ubicado en el kilómetro 59 ½ de la carretera Granada-Nandaime.

Funcionarios de la empresa Unión Fenosa se presentaron al lugar de la tragedia y confirmaron que el cableado tiene una potencia de 7,600 voltios.

La tragedia se produjo cuando el muchacho realizaba una conexión eléctrica en la vivienda de un vecino que lo había contratado para tal fin.

“Estábamos en la casa cuando nos llegaron a decir que Luis había sufrido un accidente y que no se sabía si estaba vivo o muerto. Inmediatamente fuimos, pero él ya había fallecido”, dijo Noelia Morgan, prima de la víctima.

Allegados a la familia señalaron que la conexión que intentaba hacer el joven, era ilegal, y lamentaron el deceso porque estaba ilusionado esperando el nacimiento de su primer hijo.

“Su compañera de vida tiene casi dos meses de embarazo y ellos estaban muy ilusionados”, añadió un pariente.