•   Tola, Rivas  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Imposibilitado de caminar por sí solo y respirando por una abertura artificial que le hicieron los médicos en la tráquea (traqueotomía), permanece a la espera de que se haga justicia un ciclista que fue arrollado por un vehículo cuyo conductor huyó, dejándolo abandonado.

La víctima, Francisco Palma Busto, de 32 años, y su papá Carlos Palma Álvarez, piden a las autoridades policiales que den con el paradero del responsable y lo remitan ante el Ministerio Público.

“El accidente que le cambió dramáticamente la vida a mi hijo ocurrió hace seis meses y 23 días, y es la fecha y no sabemos nada del conductor del carro”, detalló don Carlos.

De acuerdo con el certificado de accidente de tránsito emitido por el comisionado Álvaro Roberto Gaitán Hudson, jefe de Tránsito de la Policía departamental de Rivas, el encontronazo entre el automotor y el ciclista ocurrió a las 8:30 pm del primero de abril, de la terminal de buses de la comarca Nancimi, Tola, 200 metros al sur.

Por dicho sector, Palma Busto circulaba en una bicicleta roja, de este a oeste, y en sentido contrario venía el Lada placas RI-0435, conducido por un hombre identificado únicamente como “El Pulpo”, quien según el certificado invadió el carril contrario e impactó al ciclista; luego se marchó del lugar, dejando el carro abandonado.

"Pulpo" sin identidad

La Policía posteriormente identificó al propietario del vehículo como José Luis Cortez y según el comisionado Hudson, lo citaron para que diera a conocer quién era el conductor del vehículo, pero únicamente dijo que trabaja en un taller, porque es mecánico, y que le había prestado el carro.

“Esa fue su versión, pero lo vamos a volver a citar, porque se le orientó que diera la identidad. El vehículo permanece ocupado desde la fecha del accidente”, detalló el comisionado.

Producto del accidente, el ciclista quedó inconsciente y del hospital de Rivas lo remitieron al “Antonio Lenín Fonseca”, de Managua, donde según don Carlos, los médicos no le garantizaban la vida.

“Se salvó de milagro, pero hemos sufrido mucho porque hasta hace poco comenzó a hablar más fluido, no puede andar por sí solo y además tiene tres niñas que mantener, de tres, seis y diez años. Este hombre lo arruinó y de remate huye para evadir su responsabilidad”, señaló.

Producto de los golpes, al ciclista le diagnosticaron lesión axonal difusa, fractura en el fémur izquierdo y edema en la rodilla y muslo derechos.