•   Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • Tomado del Diario Extra

Un rompecabezas es lo que tratan de armar los agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), ante el hallazgo de una osamenta, la cual estaba sepultada en un lote baldío ubicado en Bello Horizonte, Escazú, Costa Rica.

Conforme avanzan las investigaciones, la versión de que un mexicano y un nicaragüense fueron los enterrados cobra mayor fuerza, sin embargo aún no está definida la verdadera identidad de los restos.

Al parecer las víctimas se vieron involucradas en problemas con un grupo narco, quienes aparentemente los asesinaron en otro sitio y los enterraron en suelo costarricense.

Agentes de la sección de Delitos Varios del Organismo de Investigación Judicial nuevamente se personaron al sitio donde hallaron los restos, en busca de más evidencias, sin embargo no encontraron más huesos. Los trabajos de exploración en el sitio aún no terminan, ya que se desconoce si en otras partes del terreno hay más restos humanos.

El 21 de junio de este año, el nicaragüense Miguel Alcides Centeno, desapareció, y las autoridades presumen que podría tratarse de uno de los restos hallado.