•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En extrañas circunstancias falleció un adolescente de apellidos Estrada Hernández, a quien todos llamaban de cariño “Nicole”, porque tenía una opción sexual diferente.

Ayer en la noche, la Policía Nacional informó que tienen a cuatro personas detenidas por este caso, pero están a la espera del informe conclusivo de la autopsia, que el Instituto de Medicina Legal realizó al cuerpo.

Estrada Hernández fue encontrado sin vida en el patio de su casa, ubicada en la comarca San Ignacio, en el kilómetro 25½ de la carretera a La Concepción, Masaya.

El cuerpo estaba a la orilla del cerco de la vivienda, en medio de unas plantas del jardín. Andaba vestido de falda azulón corta y blusa negra y tenía un poco de tierra en el abdomen. El hallazgo lo hizo Fabiola Sandoval, de 17 años, quien encontró muerto a su cuñado, a las 6:00 am de ayer.

“Yo iba para mi trabajo, pero regresé porque tenía calentura y al entrar nuevamente a la casa lo miré tirado en el patio, le hablé y le hablé, pero noté que estaba morado, y entonces fui corriendo a avisarle a la familia”, manifestó Sandoval.

Estrada Hernández vivía con sus dos hermanos y su papá --un policía voluntario que trabaja en la delegación policial de La Concha--, quien estaba de turno cuando se enteró de la trágica noticia.

“Él (Estrada Hernández) me había dicho que no iba a salir de la casa, que no iba a irse de vago. Tanto que lo aconsejé y ahora miren cómo lo encontré”, repetía entre lágrimas el progenitor de la víctima.

¿Fue violado?

A pesar de que la madre del joven tenía más de dos años de no habitar con ellos, se presentó al sitio donde hallaron el cuerpo y solicitó beligerancia por parte de la Policía Nacional, para esclarecer qué ocurrió.

“Es cierto que él era homosexual, pero a nadie molestaba, pido que la Policía dé con el responsable, para que pague por el crimen”, manifestó la mujer.

Al sitio donde fue hallado el cuerpo se presentaron el subcomisionado Ernesto Guillén y el médico forense José Ramón Alemán, quien manifestó que a simple vista el cadáver no presentaba signos de violencia, pero había dos detalles importantes:

“Me llama la atención que tenía una secreción nasal tipo mucosa amarilla, con restos alimenticios, y andaba ingiriendo licor. Tenía la ropa interior abajo y estaba defecado, hubo ruptura anal por algún objeto que le introdujeron, lo que provocó una reacción peritoneal y probablemente le ocasionó la muerte”, señaló el galeno tras agregar que a la víctima también se le tomó una muestra de sangre, para la prueba toxicológica.

Decepción amorosa

La Policía interrogó a Miguel Sánchez, a quien sus amigos le dicen “Carol” y “Pecho”, porque anduvo ingiriendo licor con la víctima y fue la última persona que le vio con vida.

“Él venía bien tomado y lo traje en los hombros como a las diez de la noche (del miércoles), lo dejé afuera de su casa. Me había dicho que tenía ganas de suicidarse porque su novio, llamado ‘Jáder’, de Nandaime, lo despreciaba, y yo le dije que no fuera loco, que hombres había muchos”, manifestó el testigo.

 

(Con la colaboración de Orlando Barrios.)