•   Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • Tomado del Diario Extra

Los jueces penales del Tercer Circuito Judicial de San José, con sede en Pavas, condenaron a tres años y seis meses de prisión al extranjero que se hizo pasar como funcionario del Ministerio del Ambiente, Energía y Telecomunicaciones (Minaet) para intentar extorsionar a la empresa turística Ecodesarrollo Papagayo.

Tres años por el delito de extorsión en grado de tentativa y ocho meses por usurpación de autoridad, fue la sanción que dio el Tribunal.

Según el por tanto, en el transcurso del debate, quedó acreditado que el acusado, Gustavo Adolfo Aguirre Ibarra, conocido como Juan Antonio Flores Hurtado y siete alias más, fue quien se presentó a las instalaciones de la empresa, en la Península de Papagayo, en Nacascolo de Liberia, haciéndose pasar como el empleado público Alexander Quesada Venegas.

Aguirre, de nacionalidad nicaragüense, exigió una inspección en uno de los proyectos hoteleros de la compañía, días después llamó a los representantes de la empresa, pidiéndoles el pago de US$8,000 por modificar falsas pruebas de contaminación que, según él, tenía en contra del hotel y que iba a presentar ante el Tribunal Ambiental Administrativo.

El dinero nunca se entregó al falso funcionario, debido a que los encargados ambientales del proyecto tenían claro que no existía ningún problema de contaminación.

Los jueces fueron enfáticos en que, para dictar la pena de prisión, tomaron en cuenta, además de la gran cantidad de nombres que utiliza el delincuente para cometer fechorías en Costa Rica, tres condenas que pesan en contra de Aguirre por los delitos de asociación ilícita, extorsión y asalto.

El condenado había sido capturado en más de 50 ocasiones por delitos como estafa, asalto, falsificación de documentos, robo, narcotráfico, entre otros. Mientras la sentencia queda en firme, Aguirre permanecerá en prisión preventiva hasta el nueve de mayo.