•   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Al menos 18 personas, entre ellas siete niños menores de 12 años, quedaron a la intemperie, porque ayer un incendio redujo a cenizas las dos casitas donde vivían, en el barrio “Óscar Gámez II” de la ciudad de Estelí.

Los ocupantes de los inmuebles se salvaron de milagro, porque en las dos casas que se quemaron había tres cilindros de gas licuado de 25 libras que no explotaron, a pesar de que el fuego casi los alcanzó.

Los que no pudieron salvarse fueron una perra Doberman y sus dos crías, las que estaban mamando, porque su madre estaba encadenada.

Las llamas provocaron afecciones en un bombero profesional y en dos habitantes de las viviendas quemadas.

El subteniente de la Dirección General de Bomberos, Jorge Luis Flores Rodríguez, sufrió quemaduras de segundo grado en el antebrazo derecho cuando cortaba unos cables de energía para que las llamas no se propagaran a las casas vecinas.

Las otras afectadas son Kenia Hernández Gámez, quien se encuentra embarazada, y Marina Gámez Benavides, de 20 y 43 años respectivamente, quienes fueron trasladadas por socorristas de la Cruz Roja al hospital.

El comandante Ramón Montano, jefe de la Dirección General de Bomberos de Estelí, señaló que el área siniestrada es de unos 120 metros cuadrados, pero no reveló la causa del incendio, porque aún están investigando.