•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Miguel Ángel López López, quien tenía 45 años de edad, murió aplastado ayer en horas de la mañana, mientras reparaba el camión de carga de una empresa distribuidora de granos, ubicada en el kilómetro 25 de la carretera a Tipitapa.

Según la inspectora Johana Jiménez, jefa de Información de la Policía de Tipitapa, el accidente ocurrió a eso de las 8 de la mañana, cuando López llegó a reparar las fallas mecánicas que tenía el camión, el cual sería utilizado para transportar una carga, a las nueve de la mañana.

“La víctima se encontraba en la parte de abajo del vehículo, y el chofer Benjamín Mejía Pineda, de 60 años, llegó y sin revisar que todo a su alrededor estuviera en orden, subió al camión, lo encendió y emprendió la marcha.

Cuando avanzó la llanta izquierda hizo explotar la bóveda craneal de la víctima dejando expuesta la masa encefálica en el lugar”, informó la inspectora.

Por su parte, Francisco Josué Chavarría, amigo de la víctima, lamentó profundamente la tragedia y adujo que el accidente se dio por pura mala suerte.

Estaba en la raya

“A don Miguel ya le tocaba partir, porque él nunca trabajaba de mecánico, laboraba en una funeraria, pero como no le estaba yendo bien se fue a hacer ese trabajito, apenas tenía cuatro días de estar reparando camiones ahí y le pasó esto”, comentó apesarado Chavarría.

Aunque la viuda Norma Ocón se presentó a la empresa donde ocurrió la tragedia para tener información sobre el accidente, no la atendieron. Su marido no era empleado directo de la misma, sino que fue subcontratado por otro mecánico.

López López vivía con su esposa en el Barrio Cristo Rey, en el municipio de Tipitapa, de la primera entrada, una cuadra al norte, deja tres hijos que había procreado con su primera esposa. La vela fue anoche y sus funerales serán hoy.