• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

En estado de descomposición fue encontrado ayer el cuerpo sin vida de quien en vida fuera José Antonio Pérez, quien tenía 75 años y vivía en Tipitapa, en el cuadrante 129 del sector 4 de las tierras del antiguo ingenio Timal.

Aparentemente, el septuagenario se resbaló, cayendo sobre la cerca que rodea el sumidero, la cual no soportó el peso del ancianito y este se precipitó dentro del hoyo.

José Molina Calderón, coordinador de la comunidad donde ocurrió la desgracia, dijo que Pérez tenía problemas visuales por su avanzada edad y por esa razón se presume que cayó en el sumidero.

“Era un ancianito inquieto, por eso suponemos que salió por la noche a caminar y como tenía poca visibilidad se pasó llevando el alambre de púas y se fue al hoyo, además, ya olvidaba las cosas y desvariaba, tal vez se le olvidó que el sumidero estaba cerca de su casa”, dijo Molina.

Recordó que el ancianito llegó a la comunidad hace 12 años y siempre decía que era originario de Masaya, “pero nunca le conocimos familia, porque vivía solo y subsistía pidiendo dinero a la gente”.

Los pobladores que observaron el cuerpo del anciano colgando del alambre de púas, dijeron que se dieron cuenta de que estaba de muerto por el fuerte mal olor que se sentía, y suponen que murió hace dos días, porque desde el sábado no lo habían visto.

El accidente sucedió en la pista que lleva al antiguo ingenio Timal, exactamente en el cuadrante 129 sector 4.

El cuerpo del ancianito fue trasladado al Instituto de Medicina Legal, para determinar si hubo o no mano criminal. Los restos serán velados por miembros de la comunidad, en la humilde vivienda donde habitaba el viejito.