•  |
  •  |
  • END

CHINANDEGA
En circunstancias no esclarecidas falleció la madrugada del domingo último, Danilo Zamora, de 62 años, habitante del barrio La Florida y vigilante del establecimiento Lubricantes Talleres y Lubricantes P y H ubicado en el barrio San Agustín de esta ciudad.

El cadáver del guarda yacía en una hamaca con abundante espuma en la boca presuntamente debido a la ingesta de veneno.

La forense Silvia Villegas expresó que aparentemente el vigilante se suicidó porque no presentaba huellas de violencia ni de asfixia.

“No se descarta que haya fallecido por causas naturales, esperaremos los resultados de las muestras que enviamos a León para determinar con certeza los orígenes del deceso”, aseguró la especialista, quien llegó al lugar del hallazgo junto al equipo técnico de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ)-Chinandega.

Se conoció que Zamora, tenía 30 años de no ingerir licor y pertenecía al grupo de Alcohólicos Anónimos, pero representantes de una congregación religiosa a la que pertenecía aseguraron que éste estaba deprimido debido a una serie de deudas, lo cual hace indicar que decidió privarse de la vida.

Un joven misterioso
José Estrada relató que a las 4:45 minutos de la mañana del domingo llegó al predio que vigilaba Zamora a sacar el taxi propiedad del abogado Reinaldo Miranda, y se llevó tremendo susto cuando observó al vigilante muerto en la hamaca.

“Lo llamé varias veces, lo moví, pero no respondió, y comprobé que estaba muerto. El portón estaba con una cadena, sin candado”, expresó el obrero del volante.

Por su parte, el abogado Miranda afirmó que llegó a las dos de la madrugada a dejar su automotor, y un joven de complexión delgada, alto y con pantalón corto le abrió el portón.

“Es extraño, nunca lo había visto aquí. Le pregunté por don Danilo y me dijo que era sobrino de él y le estaba haciendo el turno. Miré un vehículo blanco, donde supuestamente estaba dormido ese muchacho, y lo raro es que ahora no están él ni el automotor”, explicó el jurista.

Guillermo Pérez, propietario del negocio, dijo que Zamora tenía dos meses de trabajarle, y se mostró extrañado de la aparición del joven misterioso, porque él no había contratado a otro celador, y desconoce la propiedad del automotor blanco debido a que no tiene ningún cliente que posea un automóvil con el tipo y color que señalan.

La Dirección de Auxilio Judicial (DAJ)-Chinandega, a cargo del comisionado Alejandro Ruiz, investiga la muerte, y se espera que en las próximas horas informe acerca de las causas que provocaron la muerte del vigilante.

Un ahogado
Por otro lado, el adolescente Eddy Miguel Mendoza, desapareció la tarde del sábado último en la comarca La Grecia 2.

Las profesoras Maura Campos y Esperanza Espinales reportaron la desaparición del menor, cuya bicicleta apareció en un cauce, por lo que se presume que falleció por ahogamiento.

Bomberos voluntarios, efectivos policiales y miembros de la Cruz Roja filial Chinandega buscan a Mendoza, en La Grecia y en las comarcas aledañas.