•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Policía departamental de Rivas dio a conocer a través de una nota de prensa, que en esta ciudad los delincuentes están implementando cinco tipos de estafa, por lo que hace un llamado a tener mucho cuidado cuando sea interceptado en las calles por desconocidos.

Una de las modalidades utilizadas por los estafadores es hacer llamadas telefónicas a sus víctimas, ante quienes se identifican como funcionarios de instituciones privadas o estatales y solicitan recargas electrónicas, señalando que van a realizar trabajos y que al volver pagarán.

Otra metodología es interceptar a sus posibles víctimas en las calles, donde el estafador exclama que se encontró un supuesto paquete con dinero y que deben compartirlo, solicitando a cambio prendas o cualquier objeto de valor. Según la Policía, muchos han caído en esta trampa.

La Policía también señala que a los rivenses los han interceptado para pedirles el favor de que les cambien cheques, porque no andan cédula de identidad, pero para garantizar que la persona regrese con el dinero, le solicitan una garantía en dinero u objetos de valor. Luego se esfuman del lugar, porque se trata de cheques sin fondos.

La llamada del capitán

El famoso “cambiolín” también se encuentra de moda y el truco consiste en invitar a la víctima a repartirse un dinero, pero en escena aparece otro sujeto alegando que el dinero que se encontraron le pertenece. Cuando el estafado muestra el dinero verdadero que porta, le cambian el papel moneda y al final la víctima se queda solo con pedazos de papel periódico.

También, la Policía está solicitando a los ciudadanos no hacer cambios de vigésimos de lotería supuestamente premiados ni ofrecerse a vender oro, porque aquel que alega que no conoce la ciudad, no es más que un timador que busca que la víctima caiga en su trampa.

Una de las últimas víctimas de estas estafas caminaba por el barrio “José Alberto Galeano”, cuando recibió una llamada del número 25635963. Una voz masculina se identificó como el capitán Gutiérrez de la Policía Nacional y le manifestó que entregarían cocinas en la zona, pero le solicitó números telefónicos y recargas, para contactar a los beneficiados, pero todo era una estafa.