elnuevodiario.com.ni
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Niños jugaban con morteros

Leoncio Vanegas / Nueva Segovia

La Policía quitó a unos menores de edad, el domingo pasado, un mortero de 82 milímetros que desde la guerra de la década de los años 80 quedó a la intemperie en las riberas del río Coco.

Según el comisionado Pablo Ardón, vocero de la Policía, los niños en su inocencia jugaban con el peligroso artefacto, hasta que un adulto los alertó y de inmediato avisó a las autoridades.

Ese mismo día, Rosa Argentina Vásquez, residente del Barrio Nuevo Amanecer, llamó a la Policía para dar cuenta del hallazgo de otro mortero del mismo calibre.

Ardón recordó que en días recientes también se le ocupó otro artefacto de guerra a un demente que deambula por las calles; era una granada para cañón de 75 milímetros.

El oficial hizo un llamado a la población en general para que avisen a la Policía o al Ejército de Nicaragua, cuando encuentren artefactos sospechosos o granadas, para llevarlas a zonas seguras y así evitar accidentes.

Peligrosa puñalada

Mercedes Sequeira / Chontales

Una puñalada en la tetilla izquierda casi lleva “al barrio de las cruces” a Marvin de la Cruz Salgado, de 18 años, quien supuestamente fue atacado por Franklin Urbina Soza, de 30 años, quien se dio a la fuga.

La agresión se registró en la comunidad de Laurel Galán, y de acuerdo a las averiguaciones de la Policía de Chontales, el agresor se le acercó a la víctima y le asestó la puñalada en la tetilla izquierda.

Cruz Salgado fue trasladado de urgencia al hospital de San Carlos, donde fue intervenido quirúrgicamente.

El ataque ocurrió debido a rencillas personales entre ambos.

El culpable fue el licor

Leoncio Vanegas / Nueva Segovia

El cuerpo sin vida de Jorge Alberto Suárez Rodríguez, de 29 años, fue encontrado a la intemperie a las ocho de la mañana del domingo pasado en un predio baldío, propiedad de Emilio Calderón, ubicado en el barrio “Sandino”.

El médico forense informó a la Policía que el infortunado hombre falleció a causa de intoxicación alcohólica, y descartó la existencia de golpes o lesiones en el cuerpo que indicara que hubo mano criminal.

No obstante, la Policía detuvo para investigar a una persona con quien el occiso había sostenido una riña, pero horas después fue liberado, porque se comprobó que nada tenía que ver con el fallecimiento del beodo.

Crimen por venganza

Francisco Mendoza / Matagalpa

En la comarca Dipina Central, en Cerro Grande, municipio de Waslala, perdió la vida Adrián Figueroa Centeno, quien tenía 34 años y recibió tres impactos de bala por parte de un sujeto que vengó así la muerte de su hermano.

La víctima fue interceptada por Jaime Siles González, quien sin mediar palabras sacó un revólver y lo disparó contra Figueroa, luego huyó.

Una patrulla de la Policía de Waslala se presentó a la escena del crimen para realizar las investigaciones respectivas y determinaron que el móvil del crimen fueron rencillas, porque supuestamente tiempo atrás el ahora víctima había asesinado a un hermano del pistolero.

El baleado mortalmente era originario de Poza Redonda, comarca Kukalaya, municipio de Siuna, hasta donde fue trasladado para darle cristiana sepultura, mientras la Policía ejecuta un plan de persecución para tratar de dar con el autor del crimen ocurrido el fin de semana pasado.

Por otro lado, en el barrio Guanuca fue asesinado de tres puñaladas, el joven Wilmer Roque Martínez, de 22 años. La víctima llegó aún con vida al Hospital “César Amador Molina”, donde falleció.

Roque fue interceptado por Víctor Amílcar Baldizón Pineda, quien discutió con él, intercambiaron golpes, pero cuando ya no pudo con su rival, sacó un cuchillo y se lo hundió.

Una patrulla se movilizó al lugar donde se registró el homicidio, logrando ubicar y capturar al presunto autor, quien ya pasó a la orden del Ministerio Público.