•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La explosión de un cilindro de gas que ocurrió el pasado lunes y que cobró la vida de Raúl de Jesús Castillo Gutiérrez, quien tenía 18 años, sigue siendo un misterio, porque la Policía Nacional aún no determina si fue un accidente o suicidio, o si hubo mano criminal.

Según el inspector Bismarck Rivera, jefe de la Oficina de Información y Análisis del Distrito V de Policía, la explosión sucedió a eso de las 3:30 de la tarde del lunes en Villa Libertad, exactamente de la vulcanización Los Trillizos, 12 cuadras al sur y dos cuadras arriba, en una casa que la víctima cuidaba.

“Aún no se ha determinado si la explosión fue accidental, por lo que agentes del Distrito V de Policía con ayuda de los especialistas de Averías, Explosiones e Incendios, Avexis, del Laboratorio Central de Criminalística, se encuentran reconstruyendo los hechos y realizarán todas las pruebas necesarias para determinar qué fue lo que provocó la explosión del tanque”, dijo Rivera.

Por su parte Lucrecia Aráuz Palacio, de 59 años, madre adoptiva de Castillo Gutiérrez, dijo que la casa donde sucedió la tragedia pertenece a un amigo de la familia, quien es oficial de policía.

“Este accidente es muy lamentable, dicen que Raúl quería calentar una comida y cuando encendió el fósforo, todo explotó, debido a una fuga de gas que no percibió.

En cuanto a la compañía distribuidora de gas no diremos nada, porque fue un accidente doméstico y no negligencia de la empresa”, apuntó Aráuz.

¿Quién agujereó el tanque?

Por su parte los miembros de la Dirección General de Bomberos explicaron a los medios de comunicación que el tanque de gas no explotó como se dijo inicialmente, y lo que ocurrió fue que en la casa donde estaba la víctima había una gran concentración de gases, los cuales se accionaron cuando este usó un fosforo, provocando la explosión.

No obstante revelaron que el tanque de gas tenía un orificio en la parte superior, lo cual comprueba que el mismo no se destruyó totalmente a la hora de la explosión. La Policía Nacional está investigando si el hoyo fue hecho con un clavo.

“Las investigaciones ahora quedan directamente en manos de la Policía, porque además había un galón de diluyente a la par del cuerpo, y el tanque de gas presenta un hoyo. Todo parece indicar que esas circunstancias fueron provocadas por alguien ajeno a la víctima o quizás por él mismo, pero todo esto son conjeturas mientras no esté listo el peritaje”, dijo uno de los funcionarios de la DGB.

Por su parte el mayor Félix Téllez Díaz, del Benemérito Cuerpo de Bomberos, dijo que para que un tanque de gas explote, se necesitan ciertas condiciones físico-químicas que generen una presión interna tan alta que venza la resistencia del metal y provoque la explosión.

Explosiones no son comunes

Es por eso que se recomienda a las personas que al comprar un cilindro de gas le hagan la prueba de la hermeticidad a la válvula, la cual se hace lanzando un poquito de agua encima y si se generan burbujas, entonces se confirma que hay escape de gas.

“Además de lo antes mencionado, cada semana hay que hacerle una limpieza general a la cocina, porque cada vez que se hace uso de la misma, el aceite caliente cae en varias direcciones y pringan la válvula, manguera y el cilindro; si no se limpia se va deteriorando la consistencia de estos elementos, lo que puede llegar a provocar fuertes fugas de gas en un futuro”, explicó.

Las explosiones de cilindros de gas en Managua no son comunes y hasta se podría decir que esto no representa ni el 0.10 por ciento de los casos que el Benemérito Cuerpo de Bomberos atiende. Lo que sí se dan son las fugas en cilindros de 25 libras. Hay de 5 a 8 reportes a la semana, según Téllez.

El cuerpo de Raúl de Jesús Castillo Gutiérrez, víctima de la extraña explosión, será velado donde era su casa de habitación, de la P del H, una cuadra al lago, dos al este.