•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

De tres estocadas bajo la tetilla izquierda murió ayer en la madrugada Edgar Antonio Espinoza Monge, de 29 años, asesinado por su amigo de tragos, en las inmediaciones del Ministerio del Trabajo, Mitrab.

Según el teniente Francisco Paguaga, jefe de Detectives del Distrito II de Policía, el crimen ocurrió a la 1:00  am, específicamente del Mitrab, 1 cuadra abajo media cuadra al sur,  en el llamado “Callejón de los Monge”, donde la víctima tuvo una fuerte discusión con Roberto Carlos Espinoza Mayorga, de 32 años, quien le mató. 

“La víctima y el asesino estaban consumiendo licor y comenzaron a discutir, parece que tenían viejas rencillas personales, cuando andaban con sus tragos recordaban sus diferencias y siempre comenzaban a pelear”, dijo Paguaga.

La víctima tomó una piedra y se la estrelló en la cara a Espinoza, provocándole una herida en la nariz, por lo que se fue al andén donde vivía gritando de lejos a Espinoza, “¡hoy te palmo por lo que me hiciste!”.

"Mi hermano no era buena cosa"

Posteriormente Espinoza regresó  armado de un filoso cuchillo, y sin mediar palabras se abalanzó sobre la víctima, que le gritaba: “¡Esperate! ¡Esperate!”, pero le propinó tres estocadas en el costado izquierdo del cuerpo, provocándole hemorragia interna y la muerte.

Irene del Socorro Mayorga Monge, hermana de la víctima, dijo que cada vez que su hermano bebía con Espinoza peleaban por las viejas rencillas que tenían, además, no solo ingerían licor, sino que también se drogaban.

“Mi hermano no era buena cosa, y ese que lo asesinó vendía drogas, pero eso no le daba derecho de matar a mi hermano como un perro, espero que al que mató a mi hermano le caiga todo el peso de la ley y pague en la cárcel lo que hizo”, demandó la hermana del infortunado.

La Policía del Distrito II detuvo  al autor del crimen, quien  se había ido a esconder a una vivienda cercana a la escena del crimen, y escondió el arma bajo un lavandero, pero el cuchillo fue encontrado por los peritos al momento del arresto.

Homicida sin antecedentes

El teniente Francisco Paguaga informó que la víctima poseía un  amplio expediente delictivo en el Distrito II, a diferencia del  homicida que no tiene delitos.

“Entre los antecedentes  que tenía el occiso se encuentra posesión de estupefacientes, robo con intimidación y robo con violencia, entre otros”, apuntó.

El  occiso sería velado en su casa de habitación: del Ministerio del Trabajo, una cuadra abajo, 2 cuadras hacia al sur, y sus restos mortales descansarán en el Cementerio General.