•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Ofrecen cupones con descuento para el fin del mundo

El sitio de cupones ruso, Kupon Klub, ofrece un 50% de descuento a todo aquel que desee comprar su redención en la iglesia católica, antes de que llegue el temeroso Apocalipsis anunciado por el calendario maya.     

Seguramente, para muchos ser perdonados y bendecidos no tiene precio. Sin embargo, la oferta ya ha conseguido la adhesión de más de 100 personas, que optaron por pagar 500 rublos (algo así como 15 dólares) para librarse de todo pecado.

Todo fue idea de la iglesia católica de Assisi, ubicada en la región de Umbria, que está dispuesta a rezar y otorgarles el perdón a todos los pecadores interesados, ¡tan solo a mitad de precio! Pareciera ser que la salvación está a solo un click. Lo único que debe hacer la persona interesada es comprar el santo cupón y mandar el número a la dirección de mail que aparece en el sitio.

Pero hay más buenas noticias: no importa cuántas maldades haya hecho el comprador en estos años, porque hay lugar para todos los pecadores. Aquel que desee redimirse puede aprovechar la oferta para beneficio personal, o incluso para regalar a sus seres queridos.  Se acerca fin de año y Navidad, ¿por qué no ir pensando en esta posibilidad?

Seguramente el regalo pecará de original.

Competencia de escupidas de estiércol causa furor

Las competencias de escupidas de estiércol son tan populares en algunos lugares de África que ya tienen su evento oficial.

Este “extraño” deporte bautizado Bokdol Spoek consiste simplemente en escupir un pedazo de estiércol, previamente introducido en la boca, lo más lejos posible.

Los orígenes de esta práctica se remontan a una costumbre de tribus cazadoras de antílopes. Según cuenta la tradición, los cazadores se llevaban pedazos de estiércol a la boca y lo escupían para pasar el tiempo mientras esperaban sus presas.

Hoy en día, este deporte es tan popular en Sudáfrica, que existe una competición oficial para coronar al campeón, el hombre que escupa más lejos una bola de excremento de antílope.

Entre las reglas de esta práctica, existe una que hace que sea menos asqueroso. Los competidores mojan las bolas de estiércol en alcohol para que además de esterilizar y matar bacterias, le quite un poco el sabor original.

Según declaran los expertos, el secreto es no dejar el pedazo de estiércol demasiado tiempo en la boca, para que no se derrita y pueda ser escupido más fuerte y más lejos.

Otra curiosa regla, es que el ganador es quien deposita la bolita de excremento lo más lejos posible. Es decir, se mide la distancia desde el inicio de la escupida, hasta el final, incluyendo todo el recorrido aéreo y terrestre, y no como en otros deportes, como por ejemplo el lanzamiento de bala, que solo mide hasta el lugar donde la “bala” toca la tierra por primera vez.

Hasta el momento, el récord mundial lo tiene Shaun van Rensburg desde 2006, con 15.56 metros.

Dar saltos en el colchón es cosa seria

Reuben Reynoso, un residente de San Francisco, tiene un trabajo muy especial en la fábrica de colchones McRoskey: saltar ligeramente sobre ellos.

Según explicó Reynoso a los medios locales, su empleo no es un juego. “Se trata de un proceso que comprime el algodón de una manera que las máquinas son incapaces de lograr”. De hecho, el proceso de salto no es sencillo. El experto saltador debe realizar los saltos varias veces al día sobre tres colchones, y la precisión es fundamental. Si el colchón no está lo suficientemente comprimido, no entra en la máquina de coser para su terminado. Pero si Reynoso ha saltado sobre él más de lo necesario, el algodón se comprime demasiado.

Dormir en un colchón hecho a mano y “terminado” por su propio saltador profesional no es barato. Algunos de los colchones de McRoskey llegan a costar 2,730 dólares, según el sitio web de la compañía.


Tomado de Noticiaslocas.com