•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Julio César Cornejo Manuel, quien tenía 21 años de edad y habitaba en el barrio Santa Rosa, falleció en las aguas del populoso balneario El Trapiche, ayer a eso de las 9 de la mañana, cuando en estado de ebriedad intentó cruzar el río de lado a lado.

Mario Aguilar, jefe de Seguridad Pública de la Policía de Tipitapa, dijo que les informaron vía telefónica que había un muerto por sumersión en El Trapiche, por lo que se dirigieron al lugar para constatar el deceso.

“Por el momento lo único que sabemos es que el joven andaba acompañado por dos varones y dos mujeres, una de las cuales era su pareja sentimental. Lo que es seguro es que los jóvenes estaban tomando licor y andaban en estado de ebriedad”, dijo Aguilar.

Por su parte Ricardo José Calero, vigilante de El Trapiche y testigo del deceso, manifestó que los jóvenes llegaron al balneario a eso de las 8:30 de la mañana ya bajo los efectos del alcohol, pero continuaron ingiriendo licor sentados a la orilla del río.

“Como siempre, los muchachos jóvenes vienen a beber y cuando están tomados comienzan a tirarse al agua sin saber nadar, eso fue lo que le pasó al muchacho, un amigo de él se tiró al agua para cruzar el río y luego el que murió le grito: ¡Ahí te sigo!, pero cuando iba por el medio comenzó a hundirse hasta que ya no se le vio más”, relató el vigilante.
 

Desvelo mortal

Explicó que el amigo de la víctima intentó regresar para salvarlo, pero estaba cansado y supuestamente dijo: “Ese maje me puede hundir”, luego intentó rescatarlo con unas ramas, pero ya era imposible auxiliarlo.

Por su parte la pareja de Cornejo, América José Alvarado Castro, de 29 años, dijo que se encontraban en el barrio Santa Rosa, donde vivían, cuando los mandaron a llamar para ir a dar una vuelta a El Trapiche y pasarla tranquilos bañándose.

“Nosotros nunca quisimos que esto pasara, cuando lo llamamos para ir a bañarnos, inmediatamente se apareció, pero andaba tomado y desvelado. Cuando ya estábamos en el río quiso cruzarlo nadando, pero se quedó a la mitad y comenzó a hundirse; un muchacho que limpia el centro se tiró a sacarlo del fondo, pero ya salió sin vida”, dijo Alvarado.

Según Marisol McRea, forense del Instituto de Medicina Legal, el cuerpo del fallecido no presentaba signos de violencia, por lo que dictaminó muerte por sumersión.

Al sitio donde ocurrió la desgracia se presentó el padre de la víctima, de nombre Julio Cornejo, quien se mostró profundamente dolido por la muerte de su hijo, de quien  no sabía que se había ido ‘tomado’ al balneario.

El cuerpo del joven no fue trasladado al Instituto de Medicina Legal por petición de los familiares, quienes se lo llevaron a su casa, la cual está ubicada en el barrio Santa Rosa, de las 3F, cuatro cuadras al sur, media cuadra al este.