•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Henry Santiago Narváez Cortez, de 49 años, degustaba un café negro que recién había comprado en la parada, mientras caminaba en busca del transporte colectivo que lo llevara a su centro de trabajo, cuando fue embestido por una camioneta Prado, blanca, placa M 182-778, que se subió al andén peatonal.

El hecho sucedió ayer a eso de las 6:00 am en los alrededores de un centro de compras ubicado en medio de la capital, donde los testigos señalan que minutos antes que la camioneta Prado catapultara por varios metros a Narváez, había colisionado contra un taxi.

¿Jóvenes alcohólicos?

“La camioneta (Prado) venía zigzagueando en la carretera, impactó en la parte trasera de un taxi que venía circulando, y luego se subió al bulevar donde se pasó llevando al peatón”, dijo la vendedora de café a quien Narváez le compraba diario.

“El chavalo que venía conduciendo la camioneta se quería dar a la fuga, pero los taxistas lo impidieron, el conductor venía con un grupo de jóvenes, y todos andaban ebrios, hasta traían en la camioneta dos botellas de licor”, dijo René Rodríguez, uno de los taxistas que observaron el accidente.

El homicidio imprudente es investigado por la Dirección de Tránsito del Distrito Uno de Policía, donde está detenido Óscar Emilio Medina Parrales, de 21 años, quien conducía la camioneta Prado y andaba acompañado de tres jovencitas de la misma edad.

“El conductor de la camioneta venía a exceso de velocidad, e impactó por detrás el taxi placa M 11095 que conducía mi papá, José David Díaz, quien resultó con lesiones y hasta quedó inconsciente por un tiempo”, dijo Marvin Díaz, hijo del taxista colisionado.

Narváez habitaba en La Concepción, y al momento del impacto se dirigía a un hotel capitalino donde se desempeñaba como guarda de seguridad.

El hoy fallecido había procreado con su esposa tres hijos, ahora, de 27, de 24 y de 18 años.