• Nueva Guinea, RAAS |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Los 50 kilos de cocaína que fueron decomisados el pasado 16 de noviembre en un bus que viajaba de San Carlos, Río San Juan, a Managua, fueron incinerados.

En la quema estuvieron presentes el comisionado mayor Julián Lumbí López, jefe de la Policía de San Carlos, los segundos jefes, Enrique Jardiel Arteaga y Jader Gutiérrez, las autoridades del Ministerio Público representadas por Belisa Guido, el procurador José Ramón Gutiérrez, y Fernando Baltodano.

La incautación fue parte de la “Operación Orión”, ejecutada en la comunidad Pájaro Negro, donde la Policía detuvo el bus multicolor placas M-2384, donde iban 56 sacos de guineos, con igual cantidad de tacos de cocaína.

Entre los investigados destacan Álvaro Josué Bravo, alias “Pata de Lora”; José Antonio Omier, Ángel Isabel Reyes, Carlos José Fitoria Obando, Jorge Luis Jaime Obando, Huber Javier Fitoria Mejía, quienes están en prisión a la espera de proceso.

Larga pena

El Código Penal de Nicaragua indica en su artículo 352, que la persona que incurra en el delito de transporte de estupefacientes será sancionada con prisión de cinco a 15 años y 300 a mil días multa.

Cuando el transporte es internacional (ya sea por tierra, aire, mar y cualquier otro medio), la pena a imponer se endurece, porque es de diez a veinte años de prisión, y de 500 a 1,000 días multa.

“El día de la incautación fueron apresadas ocho personas, pero las investigaciones continúan y la lista de sospechosos aumentó a 18 personas”