• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Una de cal y otra de arena tuvieron los parientes de las últimas cuatro personas que fallecieron en accidentes de tránsito aparentemente provocados por personas que conducían en Managua bajo los efectos del licor.

En el primer caso, la jueza Noveno Penal de Audiencias, Indiana Gallardo, le sustituyó la prisión preventiva por medidas alternas a Óscar Emilio Medina Parrales, de 21 años, quien está acusado por el homicidio imprudente del vigilante Henry Santiago Narváez Cortez, quien tenía 49 años y falleció atropellado la mañana del domingo 25 de noviembre.

La abogada Verónica Nieto consiguió el cambio de medida para su defendido, porque este estudia ingeniería mecánica y es un reo primario.

Los hijos mayores del fallecido acusaron a la viuda, Yadira Hernández, de haber mediado con el acusado, pero esta aclaró que aunque los padres de Medina han insistido en ofrecer dinero y vehículos “yo no he aceptado nada. Lo que quiero es que sea castigado con el peso de la ley”. La audiencia inicial para Medina será el 4 de diciembre.

En el segundo caso, la jueza Sexto Distrito Penal de Audiencia de la capital, Gertrudis Arias, le reconfirmó la prisión a Ángel Francisco England, quien enfrenta cargos por homicidio y lesiones imprudentes en perjuicio de José Luis Cardoza Martínez, expicher de los Indios del Bóer; María Auxiliadora Silva Castillo, Óscar Genaro Reyes, Adriana Isabel Gutiérrez y María Antonia Laguna.

Las víctimas fueron atropelladas la madrugada del 18 de noviembre en el kilómetro 12.5 de la Carretera Sur.

La jueza Arias dejó consignado en acta que puede producirse un arreglo extrajudicial entre el imputado y los familiares de las víctimas, pero estos dijeron que no quieren. El juicio quedó programado para el 9 de enero de 2013.