• Costa Rica |
  • |
  • |
  • Tomado del Diario Extra Costa Rica

La mañana del viernes estaba fría, pero la sangre y los pensamientos de un hombre de apellido Segura hervían en furia; sus emociones aparentemente no fueron controladas y de cinco balazos acabó con la vida de Michael Rocha Guadamuz, de 21 años.

Eran apenas las 8:30 am, y muchos de los vecinos del precario Gloria Bejarano, ubicado entre Zapote y Curridabat, en Costa Rica, quedaron perplejos al escuchar de buena mañana, 5 bombazos. En un principio creyeron que se trataba de las bombetas de esta época del año.

Sin embargo, en ese momento gritos desesperados anunciaban que habían herido a un joven nicaragüense en el tórax y los brazos.

Postrado sobre la vía pública y con problemas para respirar, quedó Rocha, quien veía hacia arriba sin fuerzas para levantarse y pedir ayuda. Vecinos llamaban desesperados a la Cruz Roja, mientras desaparecía el rastro del pistolero. La angustia aumentaba y la impaciencia al no ver la ambulancia los llevó a subir a Rocha a un auto Mitsubishi, sin embargo solo avanzaron 100 metros cuando se toparon con la unidad de emergencias.

Intentaron reanimarlo

Paramédicos atendieron al nicaragüense dentro del automotor, pero luego de varios intentos por estabilizarlo lo declararon sin vida, dentro del carro.

Nelson Barquero, oficial de la Fuerza Pública, dijo que no se ubicó el arma con la que le dispararon.

Agentes de la sección de Homicidios del Organismo de Investigación Judicial, OIJ, recopilaron las evidencias en el sitio del crimen.

Después efectuaron dos allanamientos en el mismo barrio y finalmente otro en Sagrada Familia, donde ubicaron a Segura. El sospechoso, según los judiciales, tiene antecedentes por amenazas y agresión con arma.

El móvil del crimen es un misterio para las autoridades, aunque al parecer antes de escucharse los balazos, tanto Rocha como el sospechoso mantuvieron una conversación que pasó al pleito y terminó en tragedia.

Los restos fueron llevados al Complejo de Ciencias Forenses, en Heredia, donde esperan los resultados de la autopsia. Según dijeron algunos vecinos, antes de verlo morir escucharon al joven discutir con otro hombre.

Segundo homicidio en suelo extranjero

Este es el segundo homicidio de un nica que ocurre esta semana en suelo costarricense, porque hace cinco días, Silvio Balladares, quien tenía 24 años, fue asesinado de varias puñaladas durante una riña que protagonizó con otro reo en el ámbito B del penal de Mínima Seguridad La Reforma, en San Rafael de Alajuela, Costa Rica.

Balladares, quien descontaba una condena de 18 años de cárcel, tenía heridas en el abdomen y el tórax, provocadas con un arma blanca.