•   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Cegada por los celos, Glenda Patricia Bordas Varela, de 34 años, estranguló e hizo una herida de 12 centímetros de profundidad en el abdomen a Frania Isola Valle Gómez, quien tenía 20 años, confirmó una fuente policial.

La fuente explicó que la hechora actuó con alevosía tras enterarse que Valle Gómez tenía una relación sentimental con un varón, y decidió abrirle el abdomen con un bisturí para constatar el presunto embarazo de Frania Isola.

Bordas Varela subió el volumen del equipo de sonido, del televisor y abrió una llave de agua para aminorar el ruido, luego cometió el crimen en la vivienda 12-4 de la Colonia Ayapal en Chinandega.

El forense Róger Pereira Umaña determinó que la joven falleció entre las 11:00 am y 1:00 pm del miércoles, pero fue encontrada hasta las siete de la noche de ese día, después que en el puesto de emergencia de la Policía de Chinandega recibieran la información.

“El hijo de la sospechosa abrió el cuarto del segundo piso del edificio en la Colonia Ayapal, ubicado frente a la cancha, encontrando la dantesca escena”, indicó la fuente.

Escribe carta confesando

El comisionado mayor José Luis Cárcamo Narváez se presentó a la escena como parte de las investigaciones.

Los peritos policiales hallaron en la vivienda el arma blanca y una carta con la firma de la sospechosa, quien escribió: “Lo hice porque me engañó y así podía engañar a otro. Pido perdón a mi hijo, si me buscan me van a hallar. Tal vez el día de mañana me muera para que acabe todo esto”.

Bordas es enfermera y trabajaba en un centro asistencial del municipio fronterizo en Somotillo.

Después de cometer el crimen, Bordas, quien estudió la carrera de Derecho en una universidad de Chinandega, le entregó la llave de la casa a un familiar y desapareció, pero fue capturada ayer a las 4 de la tarde.

Nicolás Valle, padre de la fallecida, aseguró que la victimaria actuó como una psicópata, y dijo que todo hace indicar que se trata de un crimen pasional.

Añadió que la enfermera acosaba a su hija desde hace dos años. “Le parecía que era de su propiedad, esa queja la hicimos ante la Comisaría de la Mujer y no la atendieron. Mi hija trabajaba en un casino de Chinandega, pero debido a esa persecución tuvo que abandonar sus labores”, apuntó.

El novio de la víctima fue identificado como Ricardo. Este fue retenido durante pocas horas para su investigación.

Eurania Gómez afirmó que su sobrina tenía fajazos en la espalda y señales de estrangulamiento.

Familiares, amigos y vecinos asistieron la tarde del jueves al entierro de la joven, y exigieron justicia.

Exmarido le balea el estómago

En la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Amistad Japón-Nicaragua, de la ciudad de Granada, se encuentra Martha Lorena Juárez Colomer, de 43 años, tras recibir un disparo en el estómago por parte de su exmarido, Bernardo Rafael Manzanares Ruiz, de 61.

El delito ocurrió el miércoles por la noche en el barrio Palmira, cuando la víctima estaba ingiriendo licor con dos amigos, y Manzanares le disparó con un rifle modificado calibre 5.25, aduciendo que ya estaba harto de su exmujer, informó el segundo jefe policial de Granada, comisionado Francisco Sánchez.

El agresor dijo que nunca había amenazado a su expareja y que no tenía intenciones de agredirla, pero señaló que el día de los hechos él se fue a acostar, pero a las once de la noche hubo un gran alboroto, le pidió que se calmara y le respondió agresivamente.

"No tuvo piedad, la estranguló, la amarró y la partió por en medio para ver si estaba embarazada. Realmente es una desequilibrada, la conocemos perfectamente, --es Glenda Bordas.--, y vive aquí cerca de la casa”,  dijo Nicolás Valle,  padre de la víctima`.

 

*Con la colaboración de Ingrid Duarte