•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

“Es difícil para nosotros cuando llega esa fecha, aunque el duelo es permanente, no lo superas porque no estás preparado para la pérdida de un hijo y de esa manera que no esperas”, recordó Alba Mara Baldovinos, quien perdió a su hijo, Félix Lenín Cerna Baldovino, hace cuatro años en un fatal accidente de tránsito.

La terrible fecha a la que ella se refiere es el 31 de agosto del 2008. Ese día su hijo, quien tenía 27 años, falleció frente a la iglesia de Fátima de la Colonia Centroamérica, en esta capital.

Ver infografía

Relató que la tragedia afectó mucho a su familia y necesitaron asistencia psicológica para lograr estabilidad emocional, pero “la herida se le reabre” cuando mira a los amigos de su hijo vivos, ve una noticia relacionada a encontronazos entre vehículos, o hay algún factor que le recuerde a su retoño.

Diversos sectores de la sociedad han lanzado una campanada de alerta, porque consideran que los accidentes de tránsito son un problema de salud pública que debe ser atendida de manera integral. Baldovino y otras personas fundaron la Asociación de Personas Unidas en el Dolor y la Esperanza, Pude, que tiene como misión ayudar a todas aquellas familias que a traviesan la dura situación de ver morir a un pariente en un accidente automovilístico.

“He logrado convertir ese dolor, --que lo voy a tener siempre--, y me he dicho: ´bueno, no quiero que le pase esto a otras madres´. En Pude habemos padres de familias que hemos pasado circunstancias similares o peores, y por eso nos fortalecemos. Nos damos cuenta que al final somos afortunados, porque las cosas no pasaron tan trágicas como en otros casos”, aseveró Baldovino.

¿Pocos conductores alcohólicos?

En los registros estadísticos de la Policía Nacional no se especifica la ingesta de alcohol como causa principal de muerte en accidentes de tránsito, si no que se atribuye, --en primer lugar--, a no guardar la distancia. En tanto, los informes de la Organización Mundial de la Salud, OMS, indican que en América Latina entre el 20 y el 50 por ciento de los encontronazos están relacionados a estados de ebriedad.

El comisionado general en retiro Eduardo Cuadra, asesor del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas, Ieepp, que elaboró el estudio “Accidentes de tránsito, una problemática de salud pública y su incidencia en la seguridad vial”, considera que la Policía no está ocultando cifras, pero los exhortó a verificar si la incidencia de accidentes de tránsito se está presentando en los puntos que las autoridades policiales han determinado como críticos.

Cuadra manifestó su preocupación por el desenfrenado incremento en el número de accidentes de tránsito, porque en 1991 la Policía registró 5,474, pero en 1995 la cifra pasó a 9, 010, en 1996 bajó a 8,783, no obstante, en los últimos 9 años el crecimiento continuó y el año pasado cerró con 24, 573.

Niños mueren

Casi 6,500 menores de 14 años mueren cada año en Latinoamérica en accidentes de tránsito, de acuerdo a un estudio realizado por el Instituto de Seguridad Vial de la Fundación Mapfre, que alerta sobre la gran inseguridad vial en la región.

Los resultados del mismo estudio señalan que los países latinoamericanos que mayor esfuerzo tienen que hacer para mejorar la seguridad vial infantil son: El Salvador, Ecuador y Venezuela, con 95, 73 y 60 menores fallecidos por cada millón de habitantes, respectivamente.

Por el contrario, los países con menor número de víctimas infantiles son Puerto Rico, Guatemala, Colombia, Brasil y Chile.

Las estadísticas de la OMS indican que en el mundo mueren 1.2 millones de personas al año en accidentes viales y 50 millones sufren traumatismos. El 90 por ciento de las muertes ocurren en países de ingresos medio y bajo; que es donde se sitúa Nicaragua.

Desde el año 2004, la Organización Panamericana de la Salud, OPS, cataloga los accidentes de tránsito como un problema social, tecnológico, cultural, económico, ambiental y de alta complejidad; y como un problema de salud pública por el daño que produce en las personas, la familia, la comunidad y la sociedad en general.

Gasto versus multas

Nicaragua gastó el año pasado US$7, 297,000 de su Producto Interno Bruto, PIB, en atención médica para las personas que se vieron involucradas en accidentes de tránsito, pero según el estudio del Ieepp, en 2011 los nicaragüenses solo pagaron 3, 587,950 córdobas en concepto de multas, lo que corresponde a un total de 16,403 casos reportados a las autoridades policiales.

El PIB (la producción total del país) global de Nicaragua sumó en 2011, US$7,200 millones.

“Al Ministerio de Hacienda y Crédito Público debe llamarle la atención cuánto gasta el país de su PIB (Producto Interno Bruto) en la atención de los pacientes que resultan de los accidentes de tránsito, para sopesar cuánto logra recuperar a través de las multas que se le aplican a los infractores de la Ley de Tránsito”, expresó el comisionado general en retiro Cuadra.

“A esta situación se le suma la falta de alcoholímetros y de policías en la Dirección de Tránsito, las multas de tránsito con costos bajos y la desconfianza que tiene la población en el actuar de algunos policías”, dijo Mireya Zepeda, investigadora del Ieepp.

Cuadra destacó, además, que el mayor porcentaje de muertos está en el segmento de ciudadanos con edades entre los 20 y los 35 años de edad, “donde está la población económicamente activa, y el 98% de este rango de edad son hombres”.

Miles de accidentados a los hospitales

El año pasado, alrededor de 5,000 personas que se vieron involucradas en accidentes de tránsito fueron hospitalizadas. De enero a diciembre de 2011, en el Hospital “Manolo Morales”, de la ciudad de Managua, ingresaron 946 por esta causa.

“De enero a octubre de 2012 ya se registraban 922 personas ingresadas, lo que significa que si en 2011 hubo un promedio de 79 ingresos por mes, este año tendremos 92 ingresos, es decir, 13 ingresos más al mes por accidentes de tránsito en ese centro hospitalario”, detalló Zepeda.  

El estudio recuerda que el año pasado 613 personas perdieron la vida, para un promedio de 51 muertes al mes, y del total, tres de cada 10 (un 20%) de los afectados eran peatones, lo que dejó en evidencia que los encontronazos constituyen un factor de riesgo a la integridad física.

Los responsables del estudio recomendaron la creación de una estrategia integral y multisectorial relacionada con la seguridad vial a nivel nacional, con énfasis en los departamentos de Managua, León, Matagalpa, Chinandega y Masaya, que son lugares con mayores índices de encontronazos.

Los expositores del Ieepp exhortaron a la Policía Nacional a mantener la prevención oportuna del Plan Nacional de Seguridad Vial durante todo el año, y no solo durante las festividades nacionales.

Recomendaron, además, la implementación del Consejo Nacional de Seguridad Vial, ya que se desconoce si el mismo ha sido conformado hasta la fecha.

Decenas de multados

Un total de 5,000 licencias de conducir han sido canceladas en lo que va de 2012 a conductores que se han visto involucrados en accidentes graves, como parte de las medidas para evitar el incremento de las muertes por percances automovilísticos, informó el comisionado mayor Roberto González Kraudy, jefe de la Dirección de Seguridad de Tránsito Nacional.

La cifra anterior significa que en promedio la Dirección de Tránsito ha cancelado permanentemente 15 licencias por día en 2012. González precisó que el año pasado perdieron la vida 604 personas en accidentes de tránsito, y que este año, debido a las medidas tomadas por la Policía, la cifra no subió como se esperaba.

Para ir aliviando el problema, la Policía cada año capacitan a 1 millón 700 mil ciudadanos entre taxistas y motorizados. Además, los oficiales se han acercado a los colegios públicos y privados e iglesias para llevar su mensaje de prevención, pero ahora falta saber si usted, amigo lector, se va a sumar a esta causa a fin de evitar que más personas sigan muriendo por accidentes en las vías.