•   Nueva Guinea, RAAS  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El luto llegó a la familia López Miranda, quienes encontraron a su hija, Ana Griselda López, de tan solo 13 años, en el fondo del río, después de que su cobarde expareja le arrebató la vida con arma blanca. El hecho ocurrió en la comarca El Avance, unos 25 km al Norte de la cabecera municipal de Nueva Guinea.

Bernarda Aguilar Jarquín, madre de la muchachita, manifestó que su hija se fue a lavar la ropa de su bebé al río, a unos 150 metros de donde habitaba, y al parecer el implicado, de nombre Erasmo Lago Miranda, la había seguido. Ellos ya no convivían, ya que sus progenitores se oponían a la relación, dado el parentesco familiar, pues eran primos hermanos.

“La esperamos y me pareció extraño que no regresaba. Esperé a mi esposo, Francisco López Miranda, y nos dispusimos ir a buscarla a la orilla del río. Después de dos horas buscándola, la encontramos muerta dentro del agua, con varias heridas en su cuerpo. Le amputó los dedos de la mano izquierda. Entonces llamamos a la Policía”, detalló con mucho pesar la señora Aguilar.

Se lavan las manos

Mientras tanto, Erasmo Lago Díaz, padre del femicida, asegura que también se opuso a la relación, esto porque él es sobrino del papá de la víctima. Sin embargo, por desgracia su hijo no obedeció su consejo, y violando las leyes penales sostuvo relaciones sexuales cuando la pequeña aún era una niña de 12 años. Así, ella quedó embarazada de él, y hace apenas tres meses tuvo al bebé que ahora queda en la orfandad.

“Como padre, nada tengo que ver. Uno muchas veces ni cuenta se da de lo que hacen sus hijos”, señalo Lago.

La médico forense Rafaela Montoya dijo que la víctima, de nombre Ana Griselda López, falleció a consecuencia de shock hipovolémico o sangrado masivo, producto de varias heridas con arma blanca, aparentemente un machete.

La Policía de esta localidad se presentó al lugar de la tragedia para las respectivas indagaciones, y están en busca del femicida, quien tenía 22 días de haber regresado a Nueva Guinea. Aparentemente, el cobarde llegó solo para matar a la adolescente, y salió huyendo después de cometer el horroroso crimen.

Justicia contra femicidas

Clotilde López Torres purga condena en el sistema penitenciario de Juigalpa, Chontales.

José Diego Duarte, se suicidó.

Clemente Huete, reo confeso, está detenido en las cárceles de Nueva Guinea y espera sentencia firme.

Erasmo Lago Miranda huye de la justicia.

Femicidios en Nueva Guinea

Según estadísticas de la Comisaría de la Mujer, en lo que va del año han ocurrido tres femicidios y un femicidio frustrado.

Santos Modesta Solano, muerta en las primeras horas del presente año, a manos de su cónyuge Clotilde López Torres, que le quitó la vida con arma blanca.

Felipa Obando Cabrales, muerta el 22 de octubre por su compañero de vida José Diego Duarte, quien le propino varias estocadas. Después de cometer el delito, Duarte se trató de suicidar con el mismo puñal, el que se clavó en la yugular. Murió después de cinco días de agonía, en Juigalpa, Chontales.

En recuperación está Silvia Elena Ramírez, quien estuvo a punto de morir después de que su excompañero de vida y femicida frustrado, Clemente Huete Marín, le propinó varias estocadas en el abdomen con arma blanca.

Ayer se sumó a la lista Ana Griselda López, a quien Erasmo Lago Miranda le arrebató la vida cuando apenas ella comenzaba a vivir.