•   Nueva Guinea, RAAS  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Francisco López Miranda se presentó llorando ante esta corresponsal, para denunciar indignado a Erasmo Lago Miranda, quien el fin de semana le quitó la vida a su hija adolescente, Ana Griselda López, de 13 años de edad, ya que anda paseándose armado de un filoso machete en la comunidad donde cometió el crimen.

“Me preocupa el actuar policial, porque solo se presentaron el día que ese hombre mató a mi hija, despues nadie está en la comarca, ese asesino anda libre y merodea la zona armado de un filoso machete, voy esperar qué hace la Policía, de lo contrario no voy a permitir que ande paseándose muy tranquilo, sabiendo lo que hizo, no sé qué pueda pasar”, advirtió el padre doliente.

El pastor Joaquín Lobo dijo que quien comete este tipo de delito es una persona que anda con el “Diablo” en su corazón. “Esto es repudiable ante la sociedad, la familia tiene que buscar a Dios, porque es el único que puede ayudar en este momento de angustia”, agregó.

Pese a que el comisionado Ramón de Jesús Castillo, jefe policial de Nueva Guinea, brinda conferencia de prensa todos los lunes, ayer no hubo, por lo que no fue posible conocer si ya tienen pistas del paradero del femicida.

El último adiós

Decenas de personas, entre familiares, amigos y trabajadores de las diferentes instituciones del Estado, le dieron el último adiós a Sonia Alejandra Aguilar Guerra, de 33 años, quien era la única hija de la alcaldesa de Juigalpa, profesora María Elena Guerra Gallardo.

Aguilar Guerra fue asesinada a cuchilladas, este domingo, por su exmarido Frith Jorgan Vargas, de 32 años, quien huyó, pero el comisionado mayor Xavier Carrillo Suárez, jefe de la Policía de Chontales, dijo que están tras la pista del sospechoso.

La alcaldesa de Juigalpa agradeció las muestras de solidaridad y dijo que ella no va a aguardar odio en su corazón en contra del asesino, sino amor.

Asimismo, anuncio que el 19 del presente mes realizará una campaña contra la violencia intrafamiliar en la ciudad, para que no sigan muriendo más mujeres.