Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

La menstruación “no la salvó” de violación
Pese a que una joven de 20 años le rogó a su victimario que no la violara porque andaba en su período menstrual, el sospechoso la “chupeteó” y la violó en un predio baldío de la Comarca Chiquilistagua, delito por el que ahora el ciudadano de iniciales M.J.B.Q., de 18 años, está acusado en el Juzgado Octavo Penal de Audiencias de Managua.

Según el escrito que el fiscal Enrique Sándigo presentó, los hechos ocurrieron el 21 de agosto, a las cuatro de la tarde, cuando el acusado interceptó a su víctima, la tomó del cuello, le puso un cuchillo en el costado derecho y le dijo: “No te movás ni grités”.

La joven replicó diciendo que se llevara todo su dinero, pero el sospechoso le dijo que se callara, porque sino le iba a hacer daño “y no sería mi primera vez”.

Después la llevó al sitio donde la obligó a acostarse boca abajo, le vendó la boca, después la colocó boca arriba y la obligó a desnudarse, le succionó varias partes del cuerpo y la penetró.

Después la volvió a acostar boca abajo y le advirtió que no lo mirara porque si no la iba a balear con una pistola calibre 22, seguidamente le robó un anillo de plata, un reloj, 300 córdobas en efectivo, dos dólares y una camisa nueva que la joven llevaba en su bolso.

Después el acusado huyó, pero fue arrestado el 15 de septiembre a las tres de la tarde y reconocido por la víctima en cuyas ropas la Policía encontró un cabello de la cabeza de un hombre. El individuo no dejó suficiente semen ni sangre que permitiera hacer una prueba de ADN. No obstante, encontraron en la joven signos de acceso carnal resiente e indicadores de estrés.

El caso fue tipificado como violación y robo agravado.

¿Lo exhumaron o se equivocaron?
Porque no había claridad en la fecha en la cual le realizaron la autopsia a José Albino López, el juez Quinto Penal de Audiencias, Julio Arias, le dio cinco días al Ministerio Público para que mejore el dictamen médico legal que presentó como prueba de cargo en contra de Marlon Alberto Solís Galo, de 30 años, alias “El Botudo”, quien volverá al juzgado este 23 de septiembre para saber si va o no a juicio y si queda libre o no.

El dictamen postmorten revela que el cuerpo de López fue valorado el 20 de agosto de 2008, pero la acusación indica que el crimen fue el 20 de junio.

“Si no exhumaron el cadáver, hay confusión y si yo remito esta causa a juicio así, habría confusión en la defensa a la hora de organizar el debate contradictorio”, puntualizó el judicial.

El homicidio cuya autoría le achacan a “El Botudo” ocurrió en Ciudad Sandino, el 20 de junio, cuando el acusado llegó montado en un caballo hasta donde estaba sentada la víctima en estado de ebriedad.

“Así te quería encontrar”, supuestamente dijo el victimario, luego le propinó un golpe en la frente a López y un puntapié en la garganta.

La acusación dice que la víctima falleció por hemorragia y edema cerebral, pero el abogado Yamil Garay dijo que el dictamen contradice el escrito acusatorio que habla de dos únicos golpes, porque señala que López falleció por hemorragia y edema derivados de fracturas craneales, intercostales y laterales más desgarro hepático secundario a múltiples golpes.

El judicial dijo que todas las contradicciones que tengan las pruebas deben ser alegadas en juicio.