• Estelí, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Los accidentes de tránsito se incrementan y continúan dejando luto y dolor en las familias nicaragüenses. Al iniciar el fin de semana hubo tres personas fallecidas, quienes quedaron atrapadas en la chatarra de los vehículos en que circulaban.

La madrugada de este sábado, en un aparatoso encontronazo fallecieron dos trabajadores subcontratados de la empresa Disnorte-Gas Natural.

Los fallecidos son Wilfredo Mendoza Gutiérrez, de 28 años, quien conducía la camioneta blanca, placa ES 13802, y su acompañante Wilmer Morales, de 33 años, originario de Ocotal.

Mendoza y Morales pertenecían a la cuadrilla de turno de emergencia, y a eso de las 4:30 am circulaban sobre el tramo de la Carretera Panamericana en el kilómetro 155, en la intersección de las ciudades de Condega y de Estelí.

Sin señales

El hecho fue tipificado por los peritos policiales como colisión entre vehículos. Mendoza circulaba de norte a sur al momento de impactar contra el camión arenero placa ES 01015, que estaba estacionado sin señales lumínicas, y era conducido por Francisco Ariel Talavera Fuentes, quien resultó ileso.

“Ambos sufrieron trauma cráneo encefálico severo, golpes y fracturas en distintas áreas del cuerpo. El impacto fue demoledor”, dijo el teniente primero Sergio Montoya, oficial de turno de la Dirección General de Bomberos de Estelí.

La comisionada Elvia Hidalgo, jefa de la Dirección de Tránsito en este departamento, señaló en el informe preliminar, que la responsabilidad fue del conductor del camión por no colocar las señales lumínicas al estacionarse en plena vía panamericana, zona que es bastante transitada.

En aumento

Talavera alegó que se le había ponchado una llanta del camión, por lo que se estacionó para cambiarla, “pero nunca me imaginé que iba a ocurrir esa tragedia”.

En Estelí, con estas muertes, en lo que va del año suman 30 las víctimas por accidentes, mientras que en 2011 hubo 16 fallecidos.

Por otra parte, en Chinandega, la madrugada del viernes falleció por trauma craneoencefálico severo y politraumatismo Gerald Antonio López Mejía, de 31 años, quien iba a bordo de su automóvil Chevrolet negro, placa CH-01926, cuando le invadió el carril el cabezal placa M 190127 conducido por Pedro Yader Alemán Chavarría, de 44 años.

El hecho ocurrió en el kilómetro 125 de la carretera Chinandega-León. En las investigaciones preliminares, la Policía establece que Alemán viajaba hacia Managua, aventajó a exceso de velocidad e invadió el carril contrario, donde circulaba López, quien quedó atrapado entre la chatarra del vehículo.

López Mejía se ganaba la vida como constructor de cielorrasos, y deja en la orfandad a dos pequeños procreados con Araceli Tercero.

Alemán, conductor del cabezal, se entregó a la Policía y enfrentará proceso penal por el delito de homicidio imprudente.

Se salva de milagro

El ingeniero en sistemas, Enrique Arturo Uriarte Navas, de 23 años, se salvó de milagro porque el carro Toyota Tercel, blanco, placa M 054247, que conducía quedó convertido en chatarra al colisionar contra la parte trasera del camión rojo, Mack, placa RI 2436, en el kilómetro 8 1/2 de la Carretera Masaya, la noche del viernes.

Por fortuna Uriarte solo resultó con golpes y excoriaciones. La Policía le realizó la prueba conel alcoholímetro y reflejó que el joven andaba con 0.8 grados de alcohol en la sangre.

En los datos preliminares del Distrito V de la Policía, se determina que a eso de las 9:30 p.m., el joven viajaba de sur a norte y a exceso de velocidad, por lo que no se percató de que había un camión estacionado, al que su conductor, José Luis Torres, de 64 años, estaba cambiándole una llanta.

Luego del impacto, Uriarte se desmayó, pero fue reanimado por los bomberos, quienes lo trasladaron al Hospita "Roberto Calderón".

Con la colaboración de Róger Olivas y Hatzel Montez Rugama