•  |
  •  |


 Arrasan con fibra óptica en la RAAS
 
Heberto Jarquín / BLUEFIELDS, RAAS
El intento de modernizar las comunicaciones en la ciudad caribeña de Bluefields ha sido frustrado por delincuentes que se dedican al robo de cables de fibra óptica. La última acción vandálica de este tipo se produjo el martes de la semana pasada, en el lecho del río Escondido, entre Bluefields y El Rama, donde los antisociales robaron once kilómetros de fibra óptica. Héctor Manuel Plazaola, funcionario de la Empresa Nicaragüense de Telecomunicaciones (Enitel), recurrió a la Policía de Bluefields a denunciar el grave perjuicio que ha sufrido ese consorcio por la acción de los ladrones, que supuestamente venden los cables a negociantes de chatarra. Un empresario de Internet que omitió su nombre dijo que Bluefields seguirá enfrentando serios problemas de comunicación mientras no se frene a los delincuentes que no paran de “pescar” fibra óptica del lecho de la bahía de Bluefields y el río Escondido. En tanto, un funcionario de Enitel, que solicitó el anonimato, dijo que esa empresa ha perdido más de 50 mil dólares por el robo de fibra óptica. Mientras que el divulgador de la Policía de la RAAS, subcomisionado Rolando Coulson, aseguró que siguen investigando este tipo de delito.

Dos balazos en el pecho

Yelba Tablada / JUIGALPA, CHONTALES
Con dos impactos de bala en la tetilla derecha ingresó de urgencia al Hospital Asunción, de Juigalpa, el campesino Bayardo Antonio Cisneros Pérez, de 26 años, quien fue sorprendido por su antiguo rival, Gustavo Gaitán, cuando realizaba sus necesidades fisiológicas. Cisneros llegó a tomarse unos tragos de licor a una cantina, pero de pronto a la misma entró Gaitán, y miró con indiferencia a sus enemigos, mientras encendía un cigarrillo y le solicitaba al cantinero un trago doble de guarón. Los nervios se apoderaron de Cisneros Pérez, que no soportó la mirada agresiva de Gustavo ni pudo frenar los deseos de ir al baño, y salió del recinto para descargar su estómago. El victimario lo siguió, y cuando Bayardo se había bajado el pantalón y se disponía a sentar en el banco de la letrina, Gaitán abrió la puerta y sin discusión le propinó los dos balazos. Sobre la letrina y con el pecho ensangrentado quedó el herido, a quien el dueño del expendio de licor y otros clientes lo trasladaron de la comarca El Guabo al Centro de Salud de Santo Tomás. El caso fue denunciado en la estación policial de aquella localidad, y los agentes trabajan en la ubicación del presunto autor para capturarlo.
 
“Cachete”, el azote de Las Minas

Moisés Centeno / LAS MINAS, RAAN
Las cicatrices permanentes que le han dejado las heridas cortantes en el cachete izquierdo y el pómulo del mismo lado, además de los brazos y manos, no parecen ser suficiente lección para José Ángel Martínez Valle, de 19 años, conocido con el mote de “Cachete”, el que por sus andanzas es considerado como uno de los azotes en Las Minas, sobre todo, en los municipios de Rosita y Bonanza, en el Atlántico Norte. “Cachete”, también conocido como “El Chino”, por ser de ojos rasgados, no tardó ni dos días en libertad, cuando volvió a irrumpir en varias viviendas, ahora en la zona rural de Rosita, para sustraer todo lo que pudo cargar, pero fue sorprendido por una de sus víctimas, que para detenerlo y conducirlo hasta la Policía lo “convenció” con un disparo de escopeta calibre 12 a un lado de los pies. Marlon Blandón Saldívar, escopeta en mano, fue quien capturó “Cachete”, después que el señalado le robara 700 córdobas, que su cónyuge guardaba en un cofre de su vivienda, cuando la familia estaba en el templo de la comunidad El Doce. A “Cachete” la Policía le ocupó una cocina de mesa de dos quemadores, con manguera y válvula, al igual que pantalones, camisolas, calcetines y calzoncillos nuevos para niño, jabón, azúcar, cebollas y aceite, que introdujo en una mochila de manila y en un saco de macén de cien libras.

No hallaron proyectil en pierna de jovencita

Yelba Tablada / JUIGALPA, CHONTALES
Indignados se mostraron dos campesinos de la comarca Nawawaz, por el trato dado a su hija por el personal del Hospital Asunción, cuando ésta ingresó con una herida de bala la semana pasada. La sorpresa se dio este lunes, cuando la adolescente dijo a sus padres sentir algo que le estorbaba en la pierna donde recibió el disparo. Su madre, doña Paula López González, la llevó al centro de salud de El Ayote, y los médicos extrajeron la bala que en Juigalpa no le detectaron con radiografías. Los galenos del hospital regional, con los exámenes que realizaron, aseguraron que la bala había salido del cuerpo de la menor sin dejar ningún charnel. La joven fue herida cuando agentes del orden público intentaban detener a uno de sus hermanos, que machete en mano le daba persecución a un ciudadano de esa comunidad, y se vieron obligados a abrir fuego, e hirieron a la menor. “La Policía reportó el hecho como atentar contra la autoridad y sus agentes, y yo no defiendo las malas actitudes de mis hijos, pero mi hija de 13 años es víctima, y no coautora de este delito”, sostuvo doña Paula López.

Nueva víctima del “cambiolín”

Yelba Tablada / JUIGALPA, CHONTALES
De siete mil córdobas en efectivo fue despojado el campesino Abrahán Adrián Obando Villachica, de 66 años, por dos estafadores que lo interceptaron cuando caminaba tranquilamente por el parque central de Juigalpa. Obando Villachica, originario de la comarca San Isidro, de Acoyapa, llegó a esta ciudad a realizar gestiones personales, y al pasar por el lugar mencionado, una mujer le salió al paso y llorando a mares le solicitó “por el amor a Dios” le ayudara a cambiar cinco mil dólares. El campesino al escuchar las súplicas de la mujer, detuvo su marcha y le ofreció la ayuda requerida, después que la dama le dijo que le pagaría mil córdobas por el favor. La estafadora le entregó a Abrahán Adrián una maleta donde guardaba los supuestos dólares, pero en ese momento le manifestó que dejara algo en garantía, y sin pensarla dos veces el sesentón se metió la mano en una de las bolsas de su pantalón y le depositó los siete mil córdobas. El ambicioso campesino fue a hacer efectivos los dólares, pero al caminar unas cuadras del lugar revisó la maleta y se enteró que en sus manos cargaba pedazos de cartón que entregó a un oficial de Auxilio Judicial al momento de interponer formal denuncia en  la Policía local.


Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus