Carlos Larios
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Una pasada de cuentas entre supuestos expendedores de drogas dejó a una persona muerta, de un lado, y a otra herida de bala, por el otro, en dos barrios capitalinos, mientras la Policía del Distrito VI está tras la pista de los autores de los disparos.

El joven Néstor José Rugama Miller, de 23 años, perdió la vida a las 10 de la noche de este jueves al recibir tres balazos en el tórax, en el abdomen y en una de sus piernas, supuestamente, a manos de Mario Alberto Jiménez, de 22, alias “Marito”, quien habría llegado con otras personas hasta la colonia Unidad de Propósito, para cumplir con su cometido.

Rugama Miller fue llevado al Hospital Alemán-Nicaragüense, y tras ser intervenido por los galenos de turno, se rindió a la muerte en el quirófano.

Según versiones policiales extraoficiales, a la una de la madrugada de ayer, un joven de nombre Ronier, de 23 años, alias “Culito”, quien es amigo del fallecido, con otros, fue a buscar a “Marito” al barrio Américas Dos, pero al no encontrarlo baleó a Ronaldo Reyes Ramírez, quien se cree que participó en el asesinato. Actualmente, este tiene resguardo policial en el Hospital Alemán-Nicaragüense.

“Estamos ahorita haciendo actos de investigación para determinar responsabilidades, comprobar la participación de los presuntos (implicados) en los hechos. La investigación va por buen camino, tenemos ya indicios fuertes, algunas diligencias, tenemos casquillos recolectados en los dos lugares. La relación de hechos es que hay una posible rencilla entre las dos partes que se agredieron”, aseguró el comisionado Alejandro Ruiz, segundo jefe de la Policía del Distrito VI, a una radio local.

El jefe policial dijo que “Culito” ha estado detenido en varias ocasiones por los delitos de tráfico de drogas y robos con intimidación, por lo que no descartó que todo se deba a rencillas entre estos grupos. La Policía allanó la vivienda de “Marito” en las Américas II, pero este logró huir al ver la presencia de los uniformados. No obstante, los oficiales encontraron en la propiedad 10.5 gramos de marihuana y retuvieron a la mamá de este, Matilde Jiménez.