•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Vigilante tomado, dormido y bolseado

Contagiado por las festividades de Navidad y de Año Nuevo, Andrés Chavarría decidió tomarse unos “vinillos”, los cuales lo doblegaron al ingerirlos sin control, por lo que cayó en la vía pública, cerca de una estación gasolinera, donde los “amigos de lo ajeno” lo bolsearon, y además de robarle dinero y objetos de valor, también cargaron con un revólver calibre 38, que Chavarría andaba en el cinto.

Andrés Chavarría trabajaba como guarda de seguridad en una reconocida empresa que posee una cadena de ferreterías en el país, y por ello portaba el arma de fuego que le había sido asignada por sus superiores.

El comisionado José Ernesto Castro Gutiérrez, jefe de la Secretaría Ejecutiva de la Policía en Estelí, dio a conocer que Miguel Ángel Bello Romero fue quien interpuso la denuncia sobre la pérdida del revólver. Aparentemente, Miguel Ángel es el jefe inmediato del guarda de seguridad que decidió “tirar una canita al aire”, la cual fue inoportuna.

Detectives e investigadores de la Policía esteliana se encuentran realizando las diligencias respectivas para dar con el paradero del arma, y para identificar y ubicar a los ladrones.

Castro señaló que el delito lo tipificaron provisionalmente como hurto, y que Chavarría deberá responder por la pérdida del arma. Máximo Rugama / Estelí

No daba cuentas de su pistola

También en el municipio esteliano de La Trinidad, un policía voluntario se encuentra restricto en la unidad policial y bajo investigación, porque no daba explicación sobre un arma de fuego que le habían entregado para que ejerciera sus labores de vigilancia.

Al final, se conoció que encontraron el arma de fuego, la que fue incautada por una patrulla de uniformados. Detectives policiales se encuentran profundizando en las investigaciones, para determinar el lugar donde estuvo ubicada el arma antes de que fuera encontrada. Máximo Rugama / Estelí

Amaneció muerto en su casa

Fulminado por un infarto al miocardio, el ciudadano José Andrés Jiménez amaneció muerto en su casa de habitación en la ciudad de Condega.

Familiares del difunto señalaron que este se encontraba solo en un inmueble, y se llevaron un susto mayúsculo en horas de la mañana al observar que estaba sin vida. Peritos policiales y especialistas de medicina forense que llegaron al lugar, dijeron que se trato de una muerte natural. Máximo Rugama / Condega-Estelí