•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Dos organizaciones sin fines de lucro y que brindan servicios vitales para la población recibieron un duro golpe. La filial de la Cruz Roja en el municipio de Tipitapa y el Benemérito Cuerpo de Bomberos, BCB, de Managua, fueron objeto de robo, aparentemente, a manos de “gatos caseros”, según las denuncias interpuestas en las delegaciones policiales respectivas.

Don Juan Aníbal Ayala, Presidente de la Cruz Roja de Tipitapa, quien tiene 44 años de ser voluntario de esta institución, denunció la sustracción ilegal de C$65,000 de una cuenta de ahorro que poseen en un banco del país. El triste hallazgo dijo conocerlo el pasado 24 de diciembre, cuando intentó cobrar un cheque por la suma de C$10,000, con los que compraría canastas básicas para dárselas como regalos a 32 voluntarios.

“Cuando fui a cambiar el cheque me dijeron que no había fondos, y eso fue un gran golpe para mí”, dijo Ayala, señalando que las sospechas recaen sobre la dirección administrativa, encabezada por Erlinda Santos Espinosa.

Valeriano González, contador de dicha filial, aseveró que Santos Espinosa se las ingenió para girar 16 cheques que fueron canjeados en el banco, desde el 1 al 21 de diciembre. La denuncia ya fue interpuesta ante la Policía de Tipitapa. Agregó que están realizando una auditoría en las finanzas de la institución, cuyos resultados estarán listos la próxima semana.

Sobre esto, Santos Espinosa alegó que “Juan Ayala dice que yo hice falsificación de firma y todo eso, pero no le he tocado ni un córdoba a él de ese dinero, entonces no sé por qué anda diciendo que yo robé; el dinero estaba en la cuenta del BDF, pero no sé si sigue allí. A mí no me enseñaban estados de cuentas, y solamente don Juan y el tesorero son los que tienen firma libradora para firmar cheques”.

Por otro lado, Álvaro Antonio Solórzano, contador del BCB, denunció en la Policía del Distrito Uno, que sujetos hasta este momento desconocidos sustrajeron US$2,000 de un vehículo de la institución cuando estaba estacionado en las inmediaciones del Hospital Militar “Alejandro Dávila Bolaños”. Dicho dinero era el resultado de las ganancias generadas por la rifa de un vehículo este mes.

No obstante, en el Distrito Uno de Policía aseguraron que no dieron curso a la denuncia porque las autoridades del BCB estaban dilucidando el caso, ya que todo indicaba que se trataba de “gato casero”. El Nuevo Diario buscó la versión del BCB, pero un miembro de la Junta Directiva dijo que el hecho lo estaban aclarando a lo interno, y que solo el comandante Enrique Chavarría estaba autorizado a dar declaraciones. Lo llamamos a su celular, pero no respondió.