•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Después de dos días en agonía, el técnico en refrigeración Moisés Enrique Galo Leiva falleció ayer a las 7:00 am, producto de los dos punzonazos que recibió en la cabeza, y un tercero en la espalda, la noche del 31 de diciembre, por mano de Jorge Herrera, alias “Macanita”, un exprisionero que ahora es buscado por la Policía.

“Tenemos un plan de búsqueda y captura, en cualquier momento será arrestado para que responda por el delito. ‘Macanita’ es un reconocido antisocial que el 22 de diciembre salió del Sistema Penitenciario La Modelo”, dijo el comisionado mayor Manuel Zambrana, jefe de la Sexta Delegación policial de Managua.

El crimen ocurrió en Villa Reconciliación, a una cuadra de la vivienda de Galo, quien según la denuncia que interpuso su hermano, Alejandro Galo Leiva, de 32 años, iba en compañía de su cuñado, Marvin Rodríguez, para ir a traer a la casa de su suegra el celular de su esposa, quien lo había olvidado, y esperaba una llamada del exterior.

“Le tenía tema”

“Macanita le pidió dinero a Moisés Enrique, este se negó (a dárselo), hubo una discusión, el victimario sacó el punzón que llevaba escondido en el pantalón, y le dio dos estocadas en la cabeza, las que le provocaron muerte cerebral, y la tercera herida fue en la espalda y perforó el pulmón”, informó Bayardo Flores, oficial de turno de la Sexta Delegación policial.

“Ese tal ‘Macanita’ le tenía tema a mi yerno (Galo Leiva) porque nunca se dejó robar. A uno de mis hijos hace poco le robó el celular, pero no interpuso denuncia. No queremos que la muerte quede impune, que lo capturen para que pague por su delito”, demandó Carmen Chavarría, de 54 años.

Galo Leiva dejó a una niña de once años en orfandad, y sus restos descansarán en el Cementerio Milagro de Dios.

 

"Nosotros teníamos esperanza que se recuperara, porque cuando la hija llegó a verlo y le habló al oído, pidiéndole que se recuperara y que no la dejara sola, él empezó a llorar, pero no fue así, Nuestro Señor se lo llevó".

Luvi María Leiva Cerda

Madre de la víctima