José María Centeno
  •   NUEVA GUINEA  |
  •  |
  •  |


Gertrudis Pérez Linares, de 32 años, murió al recibir tres impactos de bala que le perforaron el pecho y la parte frontal de su cuerpo. Los hechos criminales ocurrieron en la Colonia El Serrano, al este de Nueva Guinea.

En el tiroteo resultó lesionado en el abdomen Froilán Pérez, de 35 años, mientras que Justo Téllez sufrió heridas en diferentes partes del cuerpo, por lo que fueron trasladados al hospital de Nueva Guinea, pero por el estado delicado, fueron remitidos al hospital de la ciudad de Juigalpa, Chontales, donde se debaten entre la vida y la muerte.

Supuesto testigo acusa y dispara

Según el informe de la Policía Nacional de Nueva Guinea, todo se originó por el robo de una pistola 3.57, propiedad de José Navarrete, sin embargo, al momento del robo, un ciudadano de nombre Alberto Urbina expresó que el ahora  fallecido se había robado el arma y se la entregó a un menor. Cuando Navarrete buscó su arma, ésta ya no estaba.

Alberto insistió en que Gertrudis había robado el arma y lo acusó ante la Policía, lo que no fue del agrado del aludido, quien sin anunciar sus intenciones sacó un machete y  persiguió a  su acusador, el que no pudo montar su caballo, por lo que de inmediato sacó un arma nueve milímetros y le propinó tres balazos.

El pistolero continuó disparando y así fue como hirió a Froilán Pérez y a Justo Téllez, los que al parecer eran simples transeúntes.

Urbina, una vez que disparó a la víctima, se dio huyó. La Policía Nacional da persecución al presunto autor del  crimen, y ya hay pistas de su paradero, declaró el capitán Román Benítez, vocero oficial de la Policía Nacional de Zelaya Central.