•   Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • Tomado del Diario Extra

Por más que el nicaragüense Omar Romero Betanco, de 24 años, corrió por su vida y hasta trató de camuflarse entre un grupo de personas, la muerte lo alcanzó mediante cuatro tiros. Su cuerpo quedó frente a las puertas del bar Blue River, en Calle Mesén, en San Diego de Tres Ríos de La Unión, Cartago, Costa Rica.

Según lo que sabe la Policía Judicial, Romero era perseguido por al menos dos hombres; la víctima, al percatarse de la situación, trató de perderlos. En ese momento el dueño del negocio abrió las puertas para que sus clientes salieran y quizás, el perseguido, lo vio como una oportunidad para que no le dispararan.

Sin embargo, diez plomazos estremecieron a los “fiesteros”, quienes no lo dudaron para tirarse al suelo. Los tiros iban en dirección al nica, pero solo cuatro lograron darle en cabeza, rodilla derecha y glúteos, ocasionándole la muerte casi de forma inmediata.

Descubrir el móvil del homicidio será tarea dura para los agentes, ya que de manera preliminar se presume que el afectado no tenía antecedentes; sin embargo, las indagaciones apenas comienzan.

Casquillos de un arma de fuego de 9 milímetros fueron decomisados y se esperan los resultados de la autopsia a Romero. Judiciales tratan de dar con los responsables de este hecho.