Roberto Martínez
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Momentos de angustia vivió Escarleth Jessenia Castro Araica, de 30 años, al ser asaltada por un taxista al que le hizo parada la mañana del sábado, en el sector de Batahola Norte, en Managua, para que la trasladara a una casa de empeño, donde retiraría una prenda de oro.

Sin embargo Castro Araica no logró llegar a la casa de empeño ubicada cerca de “El Arbolito”, en el barrio Santa Ana, porque el taxista se desvió del camino, luego se detuvo, sacó un cuchillo y la intimidó para despojarla de C$5,000, una joya y su teléfono móvil.

“Al llegar de la iglesia Santa Ana 1 cuadra al norte, sacó el cuchillo y me quitó el bolso con C$5,000, un cordón valorado en C$3,000 y mi celular, luego me pidió que me bajara”, refirió Castro Araica a la Policía.

Las autoridades policiales del Distrito Dos circularon el taxi mediante el número de placa que la víctima memorizó: M 070096.

Este es el segundo atraco que ocurre en menos de 24 horas contra un usuario del transporte, en este caso selectivo, porque el sábado, 15 pasajeros que viajaban a bordo de un bus de la Ruta 118 fueron asaltados dentro de la unidad, cerca del barrio El Recreo, en Managua.

 

Recomendaciones

La Policía prometió aumentar la vigilancia, entre tanto, brindó algunas recomendaciones:

- Visualizar el carné que identifica al taxista que conduce el carro que se aborda. Si el conductor no tiene buen aspecto, mejor no se arriesgue.

- Verificar si el conductor tiene señas visibles, anotar el número de placas y ver si el taxi tiene el slogan de la cooperativa o si es individual.

- No buscar carreras baratas, porque los delincuentes se aprovechan de los que andan buscando “rebajas”.

- Si al abordar el taxi, 30 o 100 metros después de arrancar la unidad un sujeto le hace parada, mejor bájese.

- Si ya está dentro del taxi y ve algo sospechoso, llame por teléfono a alguien, y en voz alta proporciónele toda la información sobre el vehículo en el que va, dígale que lo espere en tal parte. Seguramente el delincuente desistirá de su intención criminal al escuchar eso.

 - Si usted como pasajero tiene algún amigo taxista o tiene el número de una cooperativa de radio-taxi, mejor llámelos a ellos. Aunque la carrera sea más cara, la seguridad es más importante que el dinero.