Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Muerte accidental en juego escolar
Yelba Tablada / EL AYOTE, CHONTALES
En el predio de la Escuela San Máximo murió de forma instantánea el joven estudiante del sexto grado de primaria, Marlon Antonio Brenes Díaz, de 18 años, tras recibir un potente puntapié a la altura del pecho que le propinara su compañero de clases, Pedro José López Picado. El lamentable suceso, que podría ser calificado como un accidente ocurrido en un juego, se registró en la Comarca Kuringuacito, en el sector de Nueva Unión, El Ayote, cuando Marlon Antonio y Pedro José bromeaban dándose golpes.

En un momento inesperado, Marlon Antonio le asestó un golpe en la cara a López Picado, quien al instante reaccionó de forma violenta y al mejor estilo de Bruce Lee se remangó el pantalón y sin pensarla mucho le propinó el mortal puntapié a su amigo de infancia.

Marlon Antonio Brenes Díaz se desplomó en el acto y cayó al suelo con los ojos extraviados. En ese instante otros alumnos, junto a la profesora de la escuela, trataron de auxiliarlo, pero ya no había nada que hacer porque el joven estudiante murió inmediatamente.

La trágica noticia corrió como reguero de pólvora por la comarca, y minutos después se presentaron los familiares del finado, los que al ver a Brenes Díaz inanimado en el suelo no salían del asombro, pues fue su mejor amigo quien le quitó la vida.

Sin embargo, la subcomisionada Juana Agustina Blanco, Jefa de Relaciones Públicas de la Policía de Chontales, calificó como un hecho aislado la muerte del estudiante Brenes Díaz, y al mismo tiempo confirmó que el presunto autor huyó del lugar junto a su padre.

La portavoz de la institución policial confirmó que Marlon Antonio y Pedro José López Picado jugaban en el patio de la Escuela San Máximo, y recomendó a los maestros tener un mejor control de sus alumnos y restringir los “juegos de manos” en los centros educativos, para evitar hechos de esta naturaleza.

Desconocidos vacían vivienda juigalpina
Yelba Tablada / JUIGALPA, CHONTALES
Elementos desconocidos, amparados en la oscuridad de la noche, penetraron a la vivienda del joven Jackson Antonio Ortega Bonilla y cargaron con más de 10 mil córdobas en electrodomésticos y dinero en efectivo.

De acuerdo a la denuncia interpuesta por el afectado en la Policía de Juigalpa, los desconocidos forzaron la cerradura de la puerta principal de su inmueble, ubicado del Hospedaje “Chele Vargas”, dos cuadras y media al sur. Los desconocidos, después de ingresar a la sala del inmueble, penetraron al cuarto de Ortega Bonilla y sustrajeron un microondas, un equipo de sonido, una plancha, un celular, un par de botas, un par de sandalias, una lámpara de noche, un reloj, un anillo de plata, películas, una pulsera y dinero en efectivo en una cantidad que no detalló en la denuncia.

El perjudicado aseguró que al despertarse se llevó la sorpresa al ver que sus electrodomésticos de mayor valor habían desaparecido como por arte de magia, y al no quedarle otra alternativa reportó el robo ante la Policía de Juigalpa.

A la zona del atraco se hizo presente una guardia operativa, y sus miembros, auxiliados por peritos de inspección ocular, realizaron las primeras investigaciones. Sin embargo, en la escena no encontraron suficientes pruebas que los llevara a dar con el paradero de los presuntos autores de este delito de robo con fuerza.