Máximo Rugama
  •   ESTELÍ  |
  •  |
  •  |


Fue sepultado en su tierra natal, Jinotega, el ciudadano Pedro Pablo Tórrez, de 30 años, quien falleció luego de ser atropellado en el municipio esteliano de La Trinidad, por el automotor que conducía el joven Ramiro Antonio Gutiérrez, de 21 años.

El lamentable hecho fue tipificado por la Policía esteliana como homicidio culposo en accidente de tránsito, el cual sucedió sobre el tramo de  la Carretera Panamericana que atraviesa el municipio de La Trinidad, exactamente frente a los pozos de Enacal.

El automotor placas 060391, involucrado en este fatal accidente, circulaba de norte a sur, cuando su conductor realizó un giro a la izquierda, tratando de esquivar a un ciudadano que se encontraba en el centro de la vía.

Gutiérrez, según la Policía, evitó atropellar a esa primera persona, no así a Tórrez, quien también se encontraba sobre la vía. Con el impacto, el  peatón fue catapultado y luego cayó de nuevo sobre la carretera.

Debido a los golpes múltiples, el afectado falleció instantáneamente. Según las investigaciones desarrolladas por los peritos de la Policía, el conductor violentó varios artículos de la Ley 431, Ley de Tránsito, relativos al manejo defensivo, el cual en ningún momento puso en práctica.

También las autoridades policiales determinaron que hubo imprudencia tanto del peatón fallecido como de la otra persona que se encontraba en la vía y a la cual inicialmente esquivó el chofer del automotor.