•   Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • Tomado del Diario Extra

Una pareja de ganaderos fue degollada y posteriormente recibieron seis impactos de bala cuando se encontraban en su humilde vivienda, en una finca en Nazareth de Upala, Alajuela, a un kilómetro de la frontera con Nicaragua.

El macabro hallazgo lo hizo un agricultor amigo de las víctimas, quien llegó pasadas las 2 a.m., del lunes a la choza y encontró la puerta principal abierta. Al ingresar vio a María Teresa Aguilar Gatico tirada en la sala y a su compañero sentimental, Emilio García García a un lado de su cama, ambos en medio de un charco de sangre.

Al parecer, Aguilar quien era nicaragüense y tenía 46 años, abrió la puerta por la que entraron al menos tres hombres que le dispararon tres balazos por la espalda, luego le cortaron el cuello; mientras que García, de 47 años, estaba dormido y apenas le dio tiempo de levantarse, siendo rematado de tres impactos en la cabeza.

Las víctimas tenían cuatro años juntos y habían llegado el viernes a la casita de madera, asentada en medio de la finca de 60 hectáreas, donde también sembraban frijoles, después que supuestamente vendieron algunas cabezas de ganado en la subasta de Upala.

Otro crimen de por medio

Las autoridades policiales descartan el robo o que las víctimas estén ligadas al narcotráfico como móvil del crimen, ya que en uno de los cuartos había dos millones de colones en efectivo y algunos cheques que no fueron sustraídos, producto de la venta de ganado.

Agentes del Organismo de Investigación Judicial, OIJ, llegaron hasta la escena del doble homicidio, donde recolectaron evidencias, entre ellas un rifle calibre 22, ropa ensangrentada y las pertenencias de la pareja, así como una motocicleta y un pick up.

Posteriormente, levantaron los cuerpos y fueron trasladaron al Complejo de Ciencias Forenses en San Joaquín de Flores, Heredia.

Trascendió que la nicaragüense presuntamente estaba involucrada en el crimen de un hombre que ocurrió hace un año en Nicaragua; sin embargo, esta versión es investigada por el OIJ, porque al parecer no tienen reportes de ningún tipo de amenazas contra la pareja de ganaderos.

El caso está en investigación para determinar si los pistoleros cruzaron la frontera nicaragüense, que está a un kilómetro.

En tanto, las familias de las víctimas pidieron justicia ante la brutal ejecución de la pareja, que según dijeron “no se metían con nadie”.