•   Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • Tomado del Diario Extra Costa Rica

Luego de una minuciosa revisión tanto dentro como fuera de la vivienda de madera donde asesinaron a una pareja de ganaderos, el perro que llevaron los agentes del Organismo de Investigación Judicial, OIJ, detectó rastros de droga.

El canino halló indicios de lo que sería cocaína en el vehículo marca Toyota Tacoma, rojo, que le pertenecía a una de las víctimas mortales identificadas como Emilio García García, quien recibió 3 plomazos en la cabeza.

García estaba durmiendo junto a su compañera sentimental cuando al menos tres sujetos tocaron la puerta, María Teresa Aguilar abrió e irrumpieron para acabar con su vida.

Al sector de Nazarteh de Upala llegó la policía judicial para revisar el auto pick up que estaba estacionado a un lado de la casa, donde habían 3 millones de colones en efectivo y que los asesinos no se llevaron, lo que hace sospechar que llegaron a saldar alguna deuda pendiente.