•   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Arnoldo Javier López Meneses, de 40 años, quien laboraba como vigilante, falleció tras caer en una pila vacía en la granja camaronera Reyes-Batres, situada en la comarca El Tempisque, municipio de Puerto Morazán.

De acuerdo con el dictamen del forense Juan Bautista Carrasco, López Meneses sufrió un ataque de epilepsia a las 5:00 a.m. del sábado. Cinco minutos antes, el supervisor de vigilancia todavía lo vio con vida.

Miembros de la Dirección Auxilio Judicial --DAJ--, Chinandega se trasladaron en una lancha a la granja camaronera, para realizar las investigaciones, y descartaron mano criminal.

El representante legal de la empresa de vigilancia para la que laboraba López Meneses entregó el cadáver y un ataúd a sus familiares, sin hacer comentarios del deceso.

“Tenía cuatro días de trabajar en esa empresa, pero ellos deben cubrir los gastos y después de eso investigar”, expresó William López Meneses, hermano del hoy difunto.

El vigilante tenía cuatro hijos, y habitaba en el reparto El Limonal, de la ciudad de Chinandega.